Escrivá ve posible pactar la reforma laboral antes de lo previsto

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha afirmado este miércoles que la negativa de la CEOE a apoyar la subida de cotizaciones pactada entre el Gobierno y los agentes sociales «no tiene por qué» llevar a un desacuerdo en la reforma laboral.

Es más, Escrivá ha subrayado que «hay elementos para el acuerdo» y, aunque el plazo para consensuar la reforma del mercado laboral finaliza a finales de este año, «la expectativa» es que las partes «puedan terminar antes».

El ministro, en declaraciones a Antena 3 recogidas por Europa Press, ha recordado que tanto la reforma laboral como la primera parte de la de pensiones tienen que estar aprobadas antes de final de año porque así lo ha comprometido el Gobierno español con Bruselas en el Plan de Recuperación.

Escrivá ha negado que el hecho de que la CEOE no haya apoyado una parte de esa reforma de pensiones, la que tiene que ver con el diseño del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) y la subida de cotizaciones asociada al mismo, no supone «en absoluto» un fracaso, pues gran parte de la reforma que ahora se tramita en el Parlamento sí cuenta con el aval de la patronal.

«Hemos estado cerca de tener un acuerdo. Si no, no se hubiera discutido en los órganos de dirección de la CEOE», ha dicho el ministro, que ha negado además que a los empresarios se les haya castigado en el reparto de la subida de cotizaciones por oponerse a la misma.

El acuerdo entre Gobierno y sindicatos, del que se ‘apeó’ la patronal, implica un aumento de las cotizaciones sociales de 0,6 puntos a partir de 2023 y durante diez años, repartido en 0,5 puntos para las empresas y 0,1 puntos para los trabajadores.

Según Escrivá, sólo se presentó dicha subida sobre la mesa, que es la que finalmente se ha acordado. No obstante, fuentes de la negociación hablaron en su momento de otras dos: una primera que planteaba un alza de 0,5 puntos en total y una segunda que apuntaba a una subida de 0,6 puntos, aunque con un reparto distinto (0,2 puntos para trabajadores y 0,4 puntos para empresas) al acordado el lunes.

«Sólo ha habido una propuesta encima de la mesa, que hemos presentado nosotros, que es la que ha salido al final. Después hay muchos ruido, hay conversaciones pero no habrán oído a nadie del Ministerio ni a mí hablar de una propuesta distinta de la que ha salido. Ésta es la propuesta que pusimos encima de la mesa y no ha habido contrapropuestas», ha asegurado.

Sobre el destope de la pensión máxima y de las bases máximas de cotización, Escrivá ha recordado que esta medida también está en el Plan de Recuperación y afectaría en torno a un 15% de los cotizantes, que verán aumentada su cotización a cambio de una mayor pensión.

«Es un hito que está en el Plan de Recuperación para discutir y acordar con los agentes sociales en el primer semestre del año que viene. Hay margen para el destope, que implicará mayores cotizaciones (…), pero es algo manejable», ha afirmado.

En relación al periodo de cálculo de las pensiones, Escrivá ha negado «tajantemente» que su revisión persiga recortar las pensiones y ha reiterado que lo que se hará es analizar el próximo año con los agentes sociales la situación de los trabajadores con carreras laborales más volátiles. «Esto no tiene nada que ver con una contención del gasto y así aparece explícitamente en el Plan de Recuperación», ha defendido.