España solo ha recuperado el 3,3% del turismo británico frente al 21,9% de visitantes alemanes y el 25,3% de franceses

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El turismo británico en España solo ha recuperado el 3,3% de sus niveles previos a la pandemia del coronavirus en el primer semestre de 2021, una cifra lejana al 21,9% de los visitantes alemanes o el 25,3% de los franceses, que son los que más han viajado al territorio español en la primera mitad del año.

Así se desprende de los últimos datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el estudio ‘Frontur’, que revela que el número de turistas británicos disminuyó desde los 8.288.928 viajeros registrados en los primeros seis meses de 2019, hasta los 273.333 turistas llegados en el mismo periodo de este año, es decir, una caída del 96,7%.

Esta cifra experimentó una mejora en junio, mes en el que España recibió 142.507 británicos. No obstante, este número también supone una caída del 93% en comparación con el mismo periodo de 2019, cuando se registró la llegada de 2.074.000 de británicos.

Reino Unido es tradicionalmente el principal mercado emisor de turistas para España. Desde 2016, el número de turistas británicos que viajaron al territorio español siempre superó los 17,5 millones de personas al año. Los segundos países con más peso son Alemania y Francia, que siempre se han situado entre los 11 y 12 millones de viajeros al año durante este espacio de tiempo.

Sin embargo, la pandemia del coronavirus trastocó la importancia del peso turístico de Reino Unido, que cerró 2020 como el segundo mercado emisor, con 3,1 millones de turistas. Los franceses, en cambio, reportaron a España con 3,8 millones de personas gracias a su proximidad geográfica y acceso por tierra, mientras que la cifra total de turistas alemanes fue de 2,4 millones.

Ahora, la evolución de turistas británicos continua a la baja por una combinación de factores, entre ellas, las restricciones aprobadas por el Gobierno de Boris Johnson. Por el momento, Reino Unido mantiene a España en la lista ámbar del indicador conocido como ‘semáforo Covid’ por la alta incidencia de coronavirus que existe entre la población.

Como consecuencia de esta designación, los turistas británicos que querían viajar a España en la primera mitad del año estaban obligados a guardar cuarentena en su retorno a Reino Unido –independientemente de si estaban vacunados o no–, además de cumplimentar distintas PCR en los tiempos estimados por el Gobierno británico.

El impacto de estas medidas se ve reflejado en el peso turístico de Reino Unido, que fue el cuarto mercado emisor de turistas a España en junio, por detrás de Alemania (500.010 personas), Francia (438.560) y Países Bajos (147.312).

Así, mientras que Alemania y Francia recuperaron en junio el 38% y el 45% del flujo de turistas habitual que llega a España, respectivamente; el número de viajeros procedentes de Reino Unido solo alcanzó el 7% de los registrados en junio de 2019.

De cara a agosto, el turismo español se muestra optimista ante la decisión de Reino Unido de flexibilizar las restricciones de viaje impuestas a los países de la lista ámbar, lo que permitirá a los turistas británicos con pauta completa viajar al territorio español sin tener que enfrentarse a la vuelta de las vacaciones a un confinamiento domiciliario.