Eternum permite seguir conectado con los seres queridos después de la muerte

/COMUNICAE/

Todos aquellas personas que experimentan la pérdida de un ser querido a través de la muerte, coinciden muchas veces en señalar un temor común tras este suceso: que se puedan llegar a olvidar los recuerdos y detalles de la vida de esa persona, desde su personalidad a su trayectoria. Con esa idea nace Eternum

Con Eternum se abre un nuevo camino en dos sentidos, para aquellos que se van y los que se quedan. Por una parte se facilitan las herramientas necesarias para que, aquella persona que deja atrás la vida, pueda dejar su mensaje, así como ideas o pensamientos que desea que permanezcan siempre presentes. Por otra parte, la persona que permanece en este lado encuentra una alternativa al vacío que deja aquella persona querida, una forma inesperada de poder encontrar quizás las últimas palabras que le hubiera gustado oír de ella.

Con los Legados se juntan pasado, presente y futuro: cualquier persona puede rememorar de diferentes formas un recuerdo, una imagen, un instante de su vida y mantenerlo vivo en el presente para que pueda acompañar a la persona a quién va dirigida en cualquier momento, en los días que están por llegar y en cualquier momento señalado, ya que pueden ser programados para entregarse en fechas u ocasiones concretas. Que la vida haya decidido separar dos caminos ya no implica que no se puedan juntar de nuevo cuando más se necesite.

Para conseguir transmitir todas estas sensaciones, en Eternum han dado forma a tres opciones diferentes de legados, según el mensaje que se quiera depositar y su nivel de interacción con el destinatario:

El Legado Carta se presenta en forma de mensaje escrito a algún ser querido, para acompañarlo, volver a conectar y, de alguna manera, tener la posibilidad de llenar un poco el vacío que dejó su marcha. Con una o varias cartas, el mensaje se podrá ir entregando a la misma persona a lo largo del tiempo, según se haya planificado. El Legado Obsequio está pensado para aquellas personas que tras su fallecimiento, quieren entregar un mensaje escrito a algún ser querido y acompañarlo con un regalo que se pueda tocar y sentir. Una forma de transmitir una mayor proximidad y cercanía con un recuerdo que vuelve a traer sensaciones al presente de una forma muy especial. El Legado Eternum está formado por cuatro partes, todas igual de especiales y pensadas para transmitir una experiencia completa: El aroma, una carta, un regalo físico y una serie de vídeos realizados con un equipo de grabación profesional. Un viaje por las emociones y sensaciones que generarán un encuentro único y eterno.

Cualquiera de estas opciones está presentada con al máximo cuidado y atención a los detalles, para poder tratar con la mayor delicadeza cada uno de las mensajes que se quieran transmitir. De esta manera, gracias a Eternum se consigue generar una conexión única a través de un primer paso, sencillo pero con el mensaje de una vida, que se dejará a través de un Legado a aquellas personas más queridas con tal de volver a encontrarse juntos de nuevo.

Fuente Comunicae