Ford Almussafes plantea un ERE para 630 trabajadores por una reducción “estructural” de producción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La dirección de Ford Almussafes ha planteado este lunes a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 630 trabajadores de las plantas BAO (de fabricación de Vehículos) que podría llevar a la desaparición del turno de noche, según han informado a Europa Press fuentes sindicales.

La compañía argumenta que es necesario reducir la producción de forma “estructural” en unos 280 vehículos diarios y justifica la decisión en una caída de la demanda europea y sobre todo de la venta de modelos que fabrica la planta valenciana como el S-Max, el Galaxy o el Mondeo, que ha cifrado en un 48% 43% y 68%, respectivamente.

La dirección ha explicado a los sindicatos que la previsión para la fabricación en 2021 de 1.640 vehículos diarios descenderá hasta los 1.360 unidades en abril, por lo que “existe un exceso de 630 personas en la planta de fabricación”.

Todo ello, ha añadido, en un contexto marcado por crisis de la Covid-19, el Brexit y la existencia “incertidumbre” en los compradores a la hora de elegir entre modelos híbridos o de combustión, han explicado desde los sindicatos.

La dirección ha asegurado que esta situación “no es coyuntural” y que no se espera recuperar cuota de mercado con los modelos actuales. Además, la previsión para 2022 es que continúe la bajada de la demanda en el segmento CD, aunque “se espera compensar con el buen comportamiento en las ventas del Kuga”, según los sindicatos.

Ante el anuncio, el presidente del comité de empresa y portavoz el sindicato mayoritario UGT, Carlos Faubel, ha pedido un receso de 15 días para poder estudiar la situación antes de iniciar las negociaciones y no abordar este volumen de despidos “deprisa y a la carrera”, sino hasta después de Semana Santa, algo a lo que se han sumado el resto de sindicatos.

Cabe tener en cuenta, ha apuntado Faubel, que el próximo 30 de marzo se reunirá el comité de empresa europeo y abordará la situación en todo el continente y al día siguiente, el 31 de marzo, ha acordado reunirse el comité de empresa de Ford Almussafes.

“OFERTA TRAMPA”

Desde UGT han recalcado que la empresa ha ofrecido “inferiores condiciones que en el acuerdo anterior” y ha argumentado que el coste “es mucho mayor por el elevado número de despidos que quiere acometer y la escasa bolsa de personal con edades cercanas a la jubilación”.

El sindicato cree se trata de una “oferta trampa” que, de aceptarla, “conllevaría con toda seguridad despidos traumáticos” y ha calificado la situación actual como “la más difícil” a la que se han enfrentado en la historia de la fábrica y que “desborda cualquier previsión que se pudiera haber hecho”.

UGT ha apuntado que la magnitud de este nuevo ERE “complica enormemente la negociación”. “A nadie se le escapa que estamos inmersos en acontecimientos de una trascendencia insospechada y que serán cruciales en el devenir de la fábrica”, ha aseverado.

Por todo ello, los delegados de UGT iniciarán una campaña de “información y debate” con los afiliados, a la vez que establecerán “todos los contactos oportunos con el nivel de discreción que requiera cada situación” y con el único objetivo de “encontrar soluciones”. En caso de no obtener resultados en las gestiones y negociaciones, añaden, “solo quedará el camino de la movilización”.

Por su parte, CC.OO. ha señalado que, “conforme se estaban sucediendo las prórrogas” de los ERTE, se temía que “pudieran acabar en un ERE”, aunque “no tan pronto”, sino “después del verano o a principios de 2022”.

“No es la noticia que hubiéramos querido escuchar”, han manifestado, y han apuntado que esperarán a la información que se traslade en la celebración del comité de empresa europeo. “Tenemos claro que estaremos en las reuniones y defenderemos el mejor acuerdo para los trabajadores, sobre todo para que no hayan salidas traumáticas y sean en las mejores condiciones”, han aseverado.

TURNO DE NOCHE

Desde STM, han lamentado que la compañía “no diga claramente que va a desaparecer el turno de noche” aunque, a su juicio, “tiene todos los números”. El sindicato ha detallado que Ford ha “justificado” este expediente en el aumento de venta de vehículos eléctricos, que “han pasado del 4% en 2018 a más del 20% actual”, la “incertidumbre” de los compradores y en la caída de ventas del S-Max, el Galaxy o el Mondeo.

Asimismo, ha exigido a Ford que esté “a la altura” de la plantilla, que ha conseguido “grandes logros” en los últimos años, y que proporcione a la factoría de Almussafes “la carga de trabajo que corresponde para garantizar el futuro de la plantilla”.

STM se ha sumado a la petición de UGT de petición de un receso de 15 días para poder estudiar la situación antes de iniciar las negociaciones y ha remarcado que la unidad obrera “es fundamental, pero en momentos complicados es imprescindible”.

Por otro lado, el sindicato CGT ha pedido que la dirección europea “clarifique de una vez el futuro de esta factoría”. “En estos momentos estamos fabricando cuatro modelos que tienen una fecha de caducidad muy próxima y la dirección no puede mantener por más tiempo la incertidumbre sobre nuestro futuro”, ha remarcado. Por ello, ha exigido que se asignen “ya” nuevos productos que “garanticen carga de trabajo para mantener los actuales niveles de plantilla”.

“EFECTO DOMINÓ”

Tras conocer el anuncio del ERE, el Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana teme que la medida provoque un “efecto dominó” en las empresas del sector en función de su nivel de dependencia de la multinacional.

Al respecto, ha puesto de relieve que, tanto los fabricantes de primer equipo como Ford como los proveedores del sector de automoción, “han tratado durante estos meses de aplicar medidas de flexibilidad laboral para evitar los despidos” aunque, pese a ello, “la caída de la demanda obliga a estas reestructuraciones”.

Los proveedores de automoción, reunidos en torno a AVIA, tendrán que valorar las medidas necesarias para ajustar su carga de trabajo en función de la dependencia que tenga cada compañía de la empresa tractora. En el seno del Clúster de automoción hay empresas que proveen directamente a Ford y cuya producción está “totalmente determinada” por la carga de trabajo de la compañía estadounidense y otras empresas con una mayor diversificación en clientes, sectores y mercados que se verán “menos afectadas”.

AVIA trabajará para conocer el impacto “directo y real en todas las empresas del sector”, así como para buscar alternativas laborales a los empleados que puedan resultar afectados de las empresas asociadas, ya que, según fuentes de la entidad, los trabajadores del sector “son profesionales altamente cualificados que pueden integrarse en cualquier otra empresa o industria, gracias a la elevada tecnificación y digitalización de la industria automovilística”.