Ford Almussafes plantea un nuevo ERTE para el primer trimestre de 2022

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La dirección de Ford Almussafes (Valencia) ha convocado la mesa de negociación para abrir un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la fábrica durante el primer trimestre de 2022, aunque no se han concretado fechas ni trabajadores afectados.

Así lo ha trasladado a los sindicatos en la octava reunión de la comisión negociadora del acuerdo para la electrificación celebrada este martes, según han informado fuentes del Comité de Empresa. La compañía a emplazado a los sindicatos a una nueva reunión que previsiblemente tendrá lugar la semana que viene, antes de fin de año.

El secretario general del Comité de Empresa y portavoz de UGT, José Luis Parra, ha apuntado que el nuevo expediente se debe a «la falta de componentes, que viene siendo lamentablemente una tónica habitual». La fábrica valenciana tiene en vigor otro ERTE desde el pasado 30 de septiembre y hasta finales de este año.

Por otra parte, en la reunión se ha aprobado el calendario laboral, a expensas de fijar los cuatro días de jornada industrial al regreso de las vacaciones de la navidad.

Sobre este punto, UGT –sindicato mayoritario en el Comité de Empresa– ha subrayado que es «imprescindible alcanzar un acuerdo de calendario dadas las fechas» en las que se encuentra la negociación y el final del año. Por su parte, STM ha incidido, sobre los cuatro días de jornada industrial, que «el convenio es claro» y «viene recogido que son a finales de año».

«REVISIÓN SALARIAL»

Por otro lado, durante la comisión que aborda el acuerdo de electrificación para el futuro de la compañía, según UGT, «la empresa ha vuelto a cuestionar el pago del IPC resultante para 2021 y sigue con su intención de revisar los salarios a la baja». El sindicato ha manifestado que no aceptará «ninguna revisión a la baja de lo pactado en convenio con UGT» y que «por lo tanto se debe pagar la retroactividad pactada».

UGT ha sostenido que «hay otras situaciones que se pueden entender o negociar, siempre que se garantice una apuesta decidida por la electrificación de Almussafes, adjudicando nuevos modelos».

Por su lado, CCOO ha lamentado que las «pretensiones» de la empresa para el acuerdo de electrificación, «tan importante para el futuro d elos trabajdores», sean «reducción de días de vacaciones, salario y aumento del tiempo de trabajo».

«Desde CCOO hemos sido muy claros diciéndole a la empresa que no vamos a aceptar ninguna rebaja ni salarial ni de días de vacaciones, ya que creemos que esta factoría y todos sus trabajadores son lo suficientemente competitivos, y así lo lleva demostrando durante muchos años, para conseguir la carga de trabajo necesaria que garantice el futuro de la factoría».

STM ha lamentado que la empresa insista en «reducciones de ciertos derechos y salariales» para que la fábrica resulte «atractiva» de cara a nuevas inversiones.

El portavoz de este sindicato, Daniel Portillo, ha afirmado al respecto: «Por nuestra parte, seguimos en las mismas. Creemos que todos los sindicatos debemos luchar sin ningún tipo de atisbo de duda para la defensa de los derechos y del salario de los trabajadores y trabajadoras».

El delegado de CGT, Mariano Bosch, ha criticado que la empresa «siempre» plantee medidas que «repercuten a la plantilla y recortan derechos salariales» cuando la factoría «ya es lo suficientemente competitiva». La postura de este sindicato es reducir la jornada laboral a 30 horas para «repartir el trabajo». «No vamos a firmar un acuerdo que vaya en sentido contrario y que aumente la jornada de los trabajadores», ha asegurado.

Este sindicado ha lamentado además que los ERTE que arrastra la fábrica de Almussafes «están repercutiendo sobre la economía de los trabajadores» y les llevan a haber consumido parte de su paro.