Funcas aboga por no subir impuestos ahora pero urge al Gobierno a presentar un plan de ajuste a largo plazo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Funcas considera que la política fiscal debe acompañar el impulso inversor que necesita España para sostener la recuperación y facilitar las mutaciones estructurales, pero cree que se deben realizar reformas de corrección de los desequilibrios del gasto corriente (reforma de pensiones) y anunciar un plan de ajuste a medio y largo plazo.

«Es muy complejo imaginar en estos momentos un incremento de impuestos o un recorte de gasto muy agresivo, ya que frenaría la recuperación en un momento crucial para la economía», ha señalado el director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, Raymond Torres, durante la jornada ‘La reforma fiscal en España: elementos para el debate’.

Pese a esto, Torres ha indicado que a medio y largo plazo la situación fiscal es «insostenible», por lo que ha insistido en la importancia de impulsar reformas de corrección de los desequilibrios, por lo menos del gasto corriente, anunciando un plan de ajuste a medio y largo plazo de las finanzas públicas para recuperar margen de acción en la política fiscal.

En este sentido, ha advertido del problema de las reglas fiscales europeas (ahora suspendidas), que obligan a tener un déficit público de un máximo del 3%, recordando que en 2022 se prevé que España tendrá un déficit superior al 6% y un desequilibrio crónico del 4%.

Entre las propuestas, Torres ha abogado por una reformulación de las cotizaciones sociales, ya que la transformación tecnológica está cambiando el mundo del trabajo con nuevas formas de empleo. «El sistema de financiación de la Seguridad Social descansa en exceso sobre el mundo asalariado y a largo plazo esto plantea una dificultad frente a otros países», ha explicado.

El experto ha recordado que la política macroeconómica tiene la doble tarea de apoyar la recuperación y, a la vez, mantener la estabilidad, evitando el riesgo inflacionarios y presión sobre la deuda. Así, en lo que respecta a la política monetaria, Torres ha abogado por evitar una elevación abrupta de los tipos de interés pero reducir las compras de deuda en cuanto las condiciones lo permitan.

ESPAÑA SE ENFRENTA A UN ESCENARIO «FAVORABLE PERO INCOMPLETO»

En la jornada ‘La reforma fiscal en España: elementos para el debate’, el director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas ha señalado que España se enfrenta a un escenario favorable a corto plazo de crecimiento económico, pero incompleto en el sentido de que falta una brecha para cubrir y recuperar todo el terreno perdido por la crisis.

En concreto, estima que la economía del país todavía estará a final de año en torno al 3% por debajo de la actividad global registrada a finales de 2019.

Además, ha indicado que, si se tiene en cuenta que las previsiones antes de la pandemia eran todavía de un cierto crecimiento económico, la brecha es aún más importante, sobre todo en los sectores más afectados por la crisis.

«Es una recuperación intensa, pero todavía incompleta que se traslada al mercado laboral», ha alertado Torres, tras indicar que si se descuenta el empleo «intervenido» (personas en ERTE, autónomos con prestación en cese de actividad), la afiliación a la Seguridad Social se encuentra aún por debajo de los niveles prepandemia.

No obstante, Torres ha enfatizado en que el escenario al que se enfrenta España está marcado por «buenas noticias», que apuntan a una recuperación intensa de la economía tras un duro golpe de la pandemia con tasas de crecimiento que según las previsiones de Funcas se situaría en el 6,3% este año.

Esta senda «intensa» de crecimiento se debe fundamentalmente a la vacunación, que ha reducido el nivel de incertidumbre que pesaba en el consumo de las familias. Con ello, el consumo está rebotando con fuerza después de que las familias hayan acumulado entre 60.000 y 70.000 millones de euros de ahorro por la crisis sanitaria y las consecuentes restricciones. Además, el experto de Funcas ha señalado que el rebote del turismo ha sido «mejor que el anticipado».

LA INFLACIÓN PODRÍA ALCANZAR EL 4% A FINAL DE AÑO

Entre los desafíos a los que se enfrenta la economía española, Torres ha destacado principalmente el repunte de los precios inesperado, que situará la inflación en el 4% a finales de este año. Además, ha advertido de que si el repunte de costes de producción persiste tendrá un impacto más a largo plazo sobre la inflación.

El segundo desafío para la economía española es la transformación acelerada de la economía, en lo que se refiere a la digitalización y a la lucha reforzada contra el cambio climático. Según Torres, la necesidad de afrontar estos cambios estructurales se superpone a un déficit crónico de productividad y empleos de calidad que arrastra la economía española.

Por último, el tercer desafío apuntado por el experto es el aumento «colosal», «desconocido» en las épocas recientes y «muy necesario» de la deuda pública española, ante la necesidad de hacer frente a la pandemia y contener la pérdida de empleos y empresas. No obstante, Torres ha apuntado que ahora se plantea un desafío de sostenibilidad que según las estimaciones de Funcas se situará en torno al 120% del PIB este año, lo que suponen 25 puntos porcentuales más respecto a antes de la pandemia.

REFORMAS E INVERSIONES ANTE LA TRANSFORMACIÓN ECONÓMICA

En un contexto de transformación acelerada de la economía se necesitan reformas e inversiones. En el caso de las reformas, Torres ha apuntado que son importantes las que tienen que ver con la fiscalidad, el mercado de la energía o la movilidad, entre otras.

En cuanto a la fiscalidad, Torres ha remarcado la importancia de impulsar una reforma que acompañe los cambios y facilite las inversiones del sector privado. «La fiscalidad no solo sirve para financiar el gasto público esencial, sino también funciona como incentivo para que el sector privado pueda dirigirse hacia dónde queremos estar en esa revolución digital y nuevo modelo energético», ha explicado.

En el lado de la inversión, ha instado a incidir en aquellas que tienen que ver con la digitalización y la adaptación del aparato productivo al cambio de modelo energético para la construcción de infraestructuras como el 5G o las energías renovables.

«Mucho depende del Plan de Recuperación, con 29 reformas antes de final de año y 52 en 2022, y de las medidas para maximizar el multiplicador de inversiones del ‘Next Generation EU’, ha señalado.

EJECUCIÓN DE FONDOS EUROPEOS

Desde Funcas han advertido de que la ejecución de proyectos que deberían haberse activado con los fondos europeos «es muy reducida», a pesar del real decreto aprobado por el Gobierno el pasado mes de diciembre para eliminar ‘cuellos de botella’ y trabas burocráticas con el objetivo de acelerar su puesta en marcha.

No obstante, Torres ha matizado que la aprobación de dichos fondos por parte del Ecofin se produjo «muy tarde» (julio), por lo que cree que el tirón será más importante el año que viene. «Será absolutamente crucial», ha anticipado el experto.