Guterres llama a un «alto el fuego inmediato» en Ucrania

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha hecho un llamamiento a un «alto el fuego inmediato» en el este de Ucrania, lugar donde se ubican las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk que este lunes recibieron el reconocimiento de Moscú.

«En este momento crítico, pido un alto el fuego inmediato y el restablecimiento del Estado de derecho», ha trasladado Guterres, que este martes se encuentra en Nueva York tras suspender una visita a República Democrática del Congo debido a la escalada de tensiones entre Ucrania y Rusia.

Así, Guterres ha señalado que «la decisión de la Federación Rusa de reconocer la llamada ‘independencia’ de ciertas áreas de las regiones de Donetsk y Lugansk es una violación de la integridad territorial y la soberanía de Ucrania».

Además, el secretario general de Naciones Unidas ha indicado que «cuando las tropas de un país ingresan al territorio de otro país sin su consentimiento, no son fuerzas de paz imparciales» ni son «pacificadoras en absoluto», refiriéndose a la entrada de tropas por parte de Moscú en la zona para «mantener la paz».

Guterres ha valorado que esta medida «unilateral» –la de reconocer la independencia– entra en «contacto directo» con los principios de la Carta de Naciones Unidas y es «incompatible» con la llamada Declaración de Relaciones Amistosas de la Asamblea General que la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

«También es un golpe mortal a los Acuerdos de Minsk respaldados por el Consejo de Seguridad. Los principios de la Carta de la ONU no son un menú a la carta. No se pueden aplicar selectivamente. Los Estados miembros las han aceptado todas y deben aplicarlas todas», ha dicho.

«Naciones Unidas, de conformidad con las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y la Asamblea General, respaldan plenamente la soberanía, la independencia política y la integridad territorial de Ucrania, dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas», ha agregado.

Guterres también ha rechazado las declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre un posible genocidio llevado a cabo por Kiev contra Donetsk y Lugansk: «El genocidio es un delito que está claramente definido y cuya aplicación debe hacerse de conformidad con el Derecho Internacional. No creo que sea el caso».

«Necesitamos la desescalada ahora. Insto a todos a que se abstengan de acciones y declaraciones que llevarían esta peligrosa situación al límite. Ya es hora de volver al camino del diálogo y las negociaciones», ha zanjado.

Rusia reconoció el lunes la independencia de Donetsk y Lugansk y ordenó horas después la entrada de las Fuerzas Armadas rusas en el marco de una «misión de mantenimiento de la paz», unas decisiones criticadas duramente por la mayoría de la comunidad internacional.