Iberdrola completa las contrataciones de Saint Brieuc, su primer proyecto eólico marino en aguas del canal de La Mancha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Iberdrola ha completado las contrataciones en Saint-Brieuc, el primer proyecto eólico marino que levanta en aguas francesas del canal de La Mancha con una inversión de 2.400 millones de euros, con la adjudicación de la subestación a la joint venture integrada por Eiffage Métal y Engie Solutions.

Eiffage realizará la ingeniería y construcción de este proyecto que contará con una potencia instalada de 496 megavatios (MW), tanto de la cimentación como de la cubierta que alojará los transformadores y el resto de equipamientos eléctricos. Por su parte, Engie Solutions llevará a cabo el ensamblaje final y su puesta en marcha, según detalló Iberdrola este lunes.

La subestación es el núcleo central del parque eólico marino encargado de recoger y preparar, para su transmisión a tierra, la energía eléctrica producida por los 62 aerogeneradores que integrarán la instalación, estimada en unos 1.820 gigavatios hora (GWh/año); un volumen que atenderá las necesidades energéticas de una población equivalente a 835.000 personas y evitará la emisión a la atmósfera de 100.000 toneladas anuales de CO2.

La estructura que la soporta está formada por una cimentación – jacket – de 63 metros de altura y un peso de 1.630 toneladas, y una cubierta de 55 metros de largo, 31 metros de ancho y 23 metros de altura, con un peso total aproximado de 3.400 toneladas.

Iberdrola espera que la construcción de la subestación esté finalizada a comienzos de 2022 y se desarrollará en los astilleros que la constructora Eiffage opera en Bélgica y Polonia. El montaje se realizará en los muelles de Engie Solutions en Holanda.

Según Iberdrola, Saint-Brieuc se ha convertido en un nuevo ejemplo de cómo la economía verde en base a inversiones en renovables impulsa la industrialización en sectores de futuro en Europa y actúa como tractor del empleo sostenible y de calidad en empresas españolas y europeas como ya ocurrió con los proyectos eólicos marinos de Wikinger y East Anglia One.

Estos contratos tienen lugar después de que en junio pasado la UTE Navantia-Windar se adjudicase la construcción de las 62 jackets, las plataformas, con sus respectivos pilotes, que anclan los aerogeneradores al lecho marino.

El contrato, con un importe de 350 millones de euros, es el mayor pedido conseguido en su historia por la empresa conjunta Navantia-Windar en el sector de la eólica marina y generará una carga de trabajo para unos 1.000 empleos, tanto en Asturias -donde se fabrican los pilotes-, como en Galicia, donde se realizan los jackets y el ensamblaje de todos los componentes.

En estos momentos trabajan un total de 15 empresas locales en la Ría de Ferrol (Galicia) y en Avilés (Asturias) en su fabricación, e Iberdrola estima que la cifra se duplicará en los próximos meses. Asimismo, en las instalaciones del puerto de Brest, el contrato ha movilizado casi a una decena de empresas españolas.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies