Iberdrola paraliza las licitaciones en curso de proyectos de renovables tras las medidas del Gobierno

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Iberdrola ha decidido paralizar los procesos de licitación en curso de bienes y servicios asociados a la construcción de nuevos proyectos renovables en España hasta evaluar en detalle de la viabilidad económica de dichos proyectos tras el plan de choque aprobado por el Gobierno para reducir el precio de la luz.

Así lo indica la compañía en una comunicación realizada a proveedores involucrados en procesos de licitación de renovables en España a la que tuvo acceso Europa Press.

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán agradece la participación de las empresas que se han presentado a los procesos de licitación de los distintos proyectos y asegura que les informará de cualquier decisión que se tome en relación con estas licitaciones.

De esta comunicación han quedan excluidos los proyectos que tienen reconocido un marco retributivo a través de subastas de renovables.

Esta decisión de Iberdrola es resultado de un primer análisis sobre el impacto que el real decreto ley 17/2021 tiene respecto a la rentabilidad de instalaciones renovables.

La reducción del IVA al 10%, la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica, el descuento del impuesto de la electricidad al 0,5% o la detracción de 2.600 millones de euros de los ingresos de las compañías eléctricas procedente de los denominados ‘beneficios caídos del cielo’, son algunas de las medidas acometidas por el Gobierno español e incluidas en el citado decreto.

El CEO de Iberdrola Renovables Energía, Julio Castro, ha señalado este miércoles en San Sebastián que las medidas adoptadas por el Gobierno para bajar el recibo de la luz son «la solución imperfecta en la que perdemos todos».

Además, ha resaltado que en España «no se ha reformado la tarifa» de último recurso (PVPC), con lo que todos los días «ese precio del mercado mayorista se traslada al pequeño cliente, y se ha desencadenado un tsunami de pérdida de confianza en las renovables que amenaza la transición ecológica y los objetivos de descarbonización».

Bajar la luz, «la solución imperfecta» en la que pierden «todos»

El CEO de Iberdrola Renovables Energía, Julio Castro, considera que las medidas adoptadas por el Gobierno para bajar el recibo de la luz son «la solución imperfecta en la que perdemos todos».

Además, ha resaltado que en España «no se ha reformado la tarifa», con lo que todos los días «ese precio del mercado mayorista se traslada al pequeño cliente y se ha desencadenado un tsunami de pérdida de confianza en las renovables que amenaza la transición ecológica y los objetivos de descarbonización».

Castro ha realizado estas afirmaciones en el encuentro ‘Sostenibilidad y digitalización. Claves para la reactivación de la economía y el empleo en el País Vasco’, organizada por el diario ‘Expansión’, en el que ha tomado parte junto al director gerente de Cluster de Energía del País Vasco, José Ignacio Hormaeche; David Solé Lopez, managing director & COO de Ingeteam Group, y Javier Contreras, CEO de Nortegas.

En su intervención, ha recordado que este verano se ha vivido una «crisis mediática muy fuerte» en la cual se ha adulterado la realidad» y, como consecuencia, el Gobierno central «ha tomado decisiones equivocadas».

A la vez, ha señalado que «sigue en marcha una crisis mundial» en cuanto al precio de las materias primas, ya que «el acero, el cobre, el gas natural y la también la electricidad se han encarecido en todos los países» como consencuencia, al parecer, «de la salida de la pandemia».

«Todos nos hemos sentado la mesa y hemos visto los telediarios abriendo con el precio de la luz, que hoy está a 190 euros megavatio/hora, que es muy caro, pero no es el precio de la luz», ha destacado, al tiempo que ha puntualizado que «es un componente del precio de la luz».

Según ha explicado, el precio de la luz «se compone de tres términos: uno que ocupa el 50%, que es la mitad de todo ese coste, que son impuestos y tasas, un 25% inevitable que son las redes de reparto de la electricidad, y un 25% que es la cotización del precio mayorista, que es el precio de la producción de la electricidad». «A todos se nos ha contado que ese es el precio de la luz, cuando estamos hablando de la cuarta parte de la factura», ha añadido.

«EFECTO GLOBAL»

El CEO de Iberdrola Renovables Energía ha incidido en que no es algo que ocurra únicamente en España, sino que se trata de «un efecto global y a nivel europeo lo tiene todo el mundo». «Alemania, Francia y nuestro entorno tienen exactamente los mismos precios mayoristas que España, e Inglaterra tiene un precio muy superior», ha afirmado.

En esa línea, ha señalado que este precio tan elevado lo soporta «aquel que no haya hecho un aseguramiento de precio» y ha recordado que «se pueden conseguir precios fijos que te pueden colocar multitud de comercializadoras, y esta electricidad se vende a plazo».

«Pero resulta que el Gobierno de España decide que el tramo de protección al vulnerable, la tarifa regulada al pequeño consumidor, está indexada cien por cien a este precio mayorista. He ahí el problema, al consumidor mas pequeño y al que toma menos decisiones de opción sobre suministro, le trasladas el problema, le ha subido el recibo de la luz al pequeño consumidor», ha cuestionado.

Castro ha apuntado que para «bajar el recibo de la luz del 10% de la energía consumida» el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos ha tomado dos medidas: una es «actuar sobre la parte de los impuestos, que son la mitad de la factura, y ha hecho una reducción pequeña», y «el resto del dinero que necesita para hacer una reducción del recibo de la luz nos lo ha incautado a las empresas eléctricas por la imposición de una tasa o impuesto a la energía renovable».

«Se ha puesto una tasa o impuesto que supone una cifra de 80 euros el megavatio/hora, cuando una instalación renovable que haya hecho sus ventas a plazo estás cerrando unos precios en torno a 50 euros el megavatio/hora. Son 30 euros de pérdidas, no es de reducción de expectativa de beneficio», ha subrayado.

Ante esta situación, Castro ha señalado que las asociaciones europeas Wind Europe y Solar Power Europe, que representan a la industria eólica y solar de toda la UE, «han presentado queja formal ante la Comisión Europea» contra esta medida del Gobierno español.

INDUCE AL SECTOR A PÉRDIDAS

En lo que respecta a una empresa como Iberdrola, ha afirmado que «esta situación de negocio, en la que tienes un impuesto sobrevenido, que llega puesto por el BOE y no tienes posibilidad de gestionarlo, induce a unas pérdidas». «Esto es insostenible y va a tener una serie de consecuencias que son inevitables y habrá que trabajar en mitigarlas, pero el impuesto existe y afectará al mundo del consumo industrial», ha alertado.

Asimismo, se ha referido al «efecto tractor de multitud de equipos» y ha advertido de que tendrán que ser «muy cautos» porque este impuesto «nos coloca en una situación muy comprometida y no podemos mantener este efecto tractor hasta no ver hasta donde vamos, y hoy, desde luego, no vamos a ninguna parte, por lo que competitividad y efecto tractor están en solfa».

Julio Castro se ha referido a lo que se ha hecho en otros países, y ha apuntado que en Italia, por ejemplo, Mario Draghi «ha retirado todos los impuestos y ha bajado la luz un 60%», o que en Francia «se han liberado más bonos sociales de ayuda al vulnerable».

«En España no se ha reformado la tarifa, con lo que todos los días ese precio del mercado mayorista se traslada al pequeño cliente y se ha desencadenado un tsunami de pérdida de confianza en las renovables que amenaza la transición ecológica y los objetivos de descarbonización», ha finalizado.