Iberia anuncia un ERTE por causas organizativas y de producción

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Iberia ha trasladado a los sindicatos su intención de empezar a negociar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas organizativas y de producción ante la posibilidad de que las conversaciones entre el Gobierno y los agentes sociales no den como resultado una prórroga de los ERTE de fuerza mayor para el sector aéreo.

Según ha informado este lunes la aerolínea, la incertidumbre sobre esta prórroga y sus condiciones, así como la ralentización de la recuperación de los viajes, han motivado su decisión de iniciar negociaciones con sus sindicatos para aplicar un ERTE por causas organizativas y productivas.

La compañía ha destacado que este instrumento es necesario para poder seguir ajustando sus recursos a la capacidad real y para proteger el empleo.

La aerolínea ha informado de que continúa en niveles de capacidad entre un 30% y un 35% inferiores a 2019, año previo a la pandemia, debido, principalmente, a las restricciones al turismo con Estados Unidos, América Latina, Japón y China.

«Debido a la lenta recuperación tanto de los vuelos de largo radio y de conexión como de los viajes de negocios y a las prohibiciones, restricciones y cuarentenas en vigor en muchos países a los que Iberia vuela, la aerolínea considera imprescindible que la prórroga de los ERTE de fuerza mayor que están negociando el Gobierno y los agentes sociales incluya al sector aéreo para salvaguardar el empleo de los trabajadores del sector», defiende.

En cualquier caso, y ante su necesidad de seguir aplicando medidas de ajuste, la compañía ya ha comunicado a los sindicatos su intención de negociar un ERTE por causas organizativas y de producción. Estados Unidos, América Latina, Japón y China

La aerolínea ha precisado que conversaciones sobre este ERTE se iniciarían «sin perjuicio de las decisiones que pueda adoptar Iberia respecto a los ERTE de fuerza mayor», una vez que se conozca el resultado de la negociación del diálogo social.

Iberia defiende que los ERTE de fuerza mayor han sido una herramienta fundamental para salvaguardar el empleo en la peor crisis de la aviación, son los que actualmente se aplican a todo el sector turístico en España y, en la actualidad, los que se están aplicando también en la compañía.

Sánchez Prieto afirma que el ERTE de Iberia afectará a unos 5.000 empleados

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, indicó que el Expediente de Regulación de Temporal de Empleo (ERTE) de Iberia afectará a unos 5.000 empleados, entre el 30 y el 35% de la plantilla e insiste en que la compañía aérea ha planteado este ERTE «como un plan de contingencia» frente a la posibilidad de que los ERTEs de fuerza mayor que está negociando el Gobierno no se prorroguen para el sector aéreo.

Durante un acto, que tuvo lugar este lunes en la Casa de América, para recordar el primer vuelo de Iberia entre Madrid y Buenos Aires, el 22 de septiembre de 1946, el directivo explicó a los periodistas asistentes al acto que la compañía ha tomado esa decisión «por responsabilidad».

La aerolínea considera que la ralentización de la recuperación de los viajes, unida a la creciente incertidumbre sobre si los ERTEs de fuerza mayor se aplicarán al sector aéreo y en qué condiciones, han motivado esta decisión por causas organizativas y productivas.

«Consideramos que los ERTEs por fuerza mayor han sido y deben continuar siendo un mecanismo que nos permita proteger el empleo», aseguró el directivo, quien cifró entorno al 30-35% la plantilla que se podría ver afectada por este expediente «aún pendiente de definir».

La plantilla cuenta actualmente con unos 15.000 empleados, por lo que el nuevo ERTE podría afectar a alrededor de unos 5.000 trabajadores de la compañía.

En lo que respecta a su duración, Sánchez Prieto indicó que la compañía considera adecuado que los ERTEs por fuerza mayor se prorroguen «cómo mínimo» hasta final de año, ya que estiman que los niveles de actividad van a estar reducidos en este último trimestre.

La aerolínea continúa en niveles de capacidad un 30-35% inferiores a 2019 debido, principalmente, a las restricciones al turismo con Estados Unidos, América Latina, Japón y China.

El directivo indicó que la compañía mantiene «un diálogo continuo con los sindicatos» y aseguró que toda las medidas que se han ido tomando a lo largo de la pandemia ha sido con el acuerdo de los sindicatos con quien mantiene una «magnífica» relación.

SIN NOVEDADES RESPECTO A AIR EUROPA

Sánchez Prieto aseguró que, de momento, no hay novedades respecto a la compra de Air Europa cuya operación sigue sujeta a la aprobación por parte de la Comisión Europea.

Reiteró que la compra sigue siendo estratégica para la compañía porque consideran que es buena «para el país, para el turismo, para el ‘hub’ de Madrid, para los clientes y para los trabajadores». No obstante, recordó que ha habido otros casos de intento de compra como es el caso de Norwegian que finalmente la compañía decidió no ejecutar.

Respecto al precio de la compra, advirtió de que habrá que ver «cual es la foto final para tomar una decisión». «Ahora mismo hay un precio que está fijado, el precio que se acordó fue de 500 millones de euros. Creo que tenemos que ver después del proceso de competencia, y ver la evolución de la compañía, si verdaderamente necesita que se le inyecte capital para ver cual es la foto final y tomar una decisión», concluyó.