iMorosity se asocia con la filial en España de Resuelve tu Deuda para facilitar el proceso de la reunificación de deudas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La reunificación de deudas ayuda a pagar los múltiples préstamos que una persona o empresa haya solicitado. Esta acción está recomendada en casos muy concretos y, para llevarla a cabo, es fundamental contar con la ayuda de asesores expertos en la materia.

La empresa de soluciones en ficheros de morosos iMorosity se ha asociado con la filial en España de la marca Resuelve tu Deuda para facilitar el proceso de los usuarios que pueden acceder a una reunificación de deudas.

¿De qué se encarga iMorosity?

El objetivo final de la reunificación de deudas es pagar una cuota única mensual cuya cuantía sea menor a la suma de todos los pagos de los diferentes créditos que tenga la persona o empresa. Este proceso suele estar a cargo de empresas especializadas como iMorosity a través de Resuelve tu Deuda, ya que, aunque el proceso no es complicado, requiere de un análisis. En ese sentido, esta empresa se encarga de hacer un balance de las deudas, los intereses que se pagan y los plazos de amortización, para poder negociar con las diferentes entidades prestadoras unas nuevas condiciones de pago.

Al pactar una hipoteca con nuevas condiciones de pago de todos los créditos pendientes que se tengan, lo usual es tener un nuevo tipo de interés junto a un nuevo plazo de amortización, que habitualmente es más prolongado para poder reducir la cuota mensual. Además, esta operación implica también la cancelación anticipada de todos los préstamos.

¿Cuándo se pueden reunificar las deudas?

Existen una serie de factores que pueden facilitar o impedir la reunificación de deudas. Así, una característica distintiva de este tipo de procesos es que se tienen que agrupar todos los créditos pendientes. Es decir, los usuarios no pueden discriminar unas deudas y agrupar otras. Por su parte, el segundo factor más importante es que la cuantía de la nueva hipoteca sea inferior al 80% del valor del bien hipotecado.

Las personas y empresas que afrontan una reunificación de deudas deben ser muy conscientes de que tendrán que validar su patrimonio e ingresos con la documentación que usualmente se pide en procesos de créditos. Además, aunque se puede reducir un coste mensual importante, a la larga la deuda puede incrementar, por lo que se necesita una buena negociación, como la que logran los expertos de iMorosity a través de Resuelve tu Deuda.