Interés fijo vs. interés variable, por The Lion Brokers

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Al solicitar una hipoteca ante cualquier ente financiero, es necesario considerar y hacer un análisis sobre cuál es el tipo de interés más adecuado. En este contexto, la clave para conocer si es mejor elegir el interés fijo vs. interés variable es informarse detalladamente acerca del funcionamiento de cada uno y de cómo se ajustan a las perspectivas económicas del solicitante.

De esta manera, contactar con intermediarios financieros como los de The Lion Brokers es una oportunidad no solo para asesorarse respecto a este tipo de intereses, sino también para contar con un enlace entre el cliente y el financiador, logrando un proceso más ágil y efectivo.

Tipos de interés de una hipoteca

Al solicitar una hipoteca al banco o cualquier otro inversor que funcione como financiador, se acepta el compromiso de devolver el dinero del préstamo y otra cantidad adicional por los intereses.

Estos últimos pueden ser intereses variables o fijos. En el primer caso, se trata de un concepto en el que el dinero a pagar cambia constantemente. Mientras que en el segundo escenario, la hipoteca se mantiene con intereses fijos desde el inicio hasta el final. Ahora bien, la elección del tipo de intereses a pagar ante la solicitud de un préstamo varía de acuerdo a la disponibilidad económica de cada persona. Por lo tanto, no existe una alternativa más beneficiosa que otra. 

Sobre la base de lo anterior, los agentes de The Lion Brokers están enfocados en trabajar como intermediarios en cualquier proceso hipotecario tanto para particulares como para empresas, facilitando la oportunidad de obtener una financiación exitosa y llevar adelante cualquier inversión.

¿Cómo elegir los intereses de una hipoteca?

Tener conocimiento acerca del funcionamiento de los intereses fijos o variables es lo más indicado antes de seleccionar el que mejor se adapte a las condiciones de cada persona. En este contexto, las ventajas de una financiación con intereses fijos es que provee cuotas estables, más seguras y atractivas, ya que su importe suele ser más bajo. Por otra parte, las hipotecas variables resultan más baratas a corto plazo, el tiempo de devolución es más largo y por lo general, incluyen menos comisiones que las anteriores.

En ese sentido, tanto los intereses fijos como variables tienen ventajas y ofrecen beneficios acordes a su funcionamiento. De esta forma, la mejor alternativa es elegir el que mejor se adapte a cada persona o empresa que busca la liquidez económica a través de una hipoteca.