La actividad privada en la eurozona se ralentiza en agosto, pero sigue en niveles casi récord, según PMI

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La actividad empresarial en la eurozona durante el mes de agosto registró una nueva “expansión marcada”, aunque con un impulso menor del registrado en julio, según se desprende del Índice Compuesto de Gerentes de Compras (PMI, según sus siglas en inglés), elaborado por IHS Markit y publicado este viernes.

En concreto, el índice compuesto se situó en los 59 puntos durante el octavo mes del año, frente a los 60,2 enteros del mes anterior. El dato de julio fue la lectura más elevada registrada por este índice desde junio de 2006. De esta forma, el dato de agosto marca uno de los ritmos más rápidos de crecimiento observados en los últimos 15 años, según ha especificado IHS Markit.

En agosto se observó un “fuerte alza” de los nuevos pedidos por parte de las empresas de la zona euro, aunque a un ritmo menor que en julio. Por sectores, el ritmo de crecimiento de nuevos pedidos para el manufacturero fue más elevado que para el servicios.

De esta forma, para hacer frente a estos nuevos pedidos, las empresas de la zona euro aumentaron “notablemente” sus plantillas en agosto. El ritmo de crecimiento fue solo “marginalmente más débil” que la máxima de casi 21 años que se contabilizó en el mes de julio.

“Las empresas de la zona euro registraron otro resultado sólido en agosto, a juzgar por los datos del índice PMI, que siguen señalando ritmos rápidos de expansión en la producción y la demanda. El mercado laboral también mostró un buen resultado y fomentará aún más esta racha de crecimiento impulsada por el mercado interno”, ha subrayado el economista sénior de IHS Markit, Joe Hayes.