La antigua elite de Jerusalén sufría los parásitos intestinales

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Restos de huevos de gusanos intestinales de 2.700 años han sido recogidos del inodoro de piedra de una antigua villa de Jerusalén, revelando enfermedades infecciosas por malas condiciones higiénicas.

Los restos de huevos pertenecen a cuatro tipos diferentes de parásitos intestinales: lombrices intestinales, tenias, tricocéfalos y oxiuros. Según los investigadores, el asiento de piedra del inodoro estaba en el «baño» de la finca, y la presencia de los gusanos indica que incluso los residentes ricos de Jerusalén en ese momento padecían enfermedades y epidemias. El artículo fue publicado recientemente en el International Journal of Paleopathology.

El estudio fue dirigido por la Dra. Dafna Langgut, directora del Laboratorio de Arqueobotánica y Ambientes Antiguos de la Universidad de Tel Aviv en el Instituto de Arqueología y el Museo Steinhardt de Historia Natural. Recolectó muestras de sedimentos debajo del inodoro de piedra, donde se encontraba el pozo negro. Luego, en su laboratorio, extrajo químicamente los huevos del parásito, los examinó con un microscopio óptico y los identificó. Los restos de huevos fueron descubiertos como parte de una excavación de rescate realizada por la Autoridad de Antigüedades de Israel, llevada a cabo recientemente en el Paseo Armon Hanatziv en Jerusalén.

«Los hallazgos de este estudio se encuentran entre los primeros observados en Israel hasta la fecha», dice Langgut. «Estos son huevos duraderos y, en las condiciones especiales que proporciona el pozo negro, sobrevivieron durante casi 2.700 años. Los gusanos intestinales son parásitos que causan síntomas como dolor abdominal, náuseas, diarrea y picazón. Algunos de ellos son especialmente peligrosos para los niños y pueden provocar desnutrición, retrasos en el desarrollo, daño al sistema nervioso y, en casos extremos, incluso la muerte».

El Dr. Langgut cree que la enfermedad intestinal en ese momento podría haberse debido a las malas condiciones sanitarias que causaron la contaminación fecal de los alimentos y el agua potable. O podría deberse a una falta de conciencia sobre la higiene, como no lavarse las manos. Otras posibles fuentes de infección fueron el uso de heces humanas para fertilizar los cultivos y el consumo de carne de res o cerdo mal cocida. En ausencia de medicamentos, la recuperación de los parásitos intestinales era difícil o imposible, y los infectados podían sufrir los parásitos por el resto de sus vidas. Por lo tanto, es muy posible que los hallazgos del estudio indiquen una enfermedad infecciosa molesta y duradera (comparable a los piojos y oxiuros en los jardines de infancia de hoy) que afectó a toda la población. Langgut señala que estos parásitos todavía existen hoy en día, pero el mundo occidental moderno ha desarrollado medicamentos y medios de diagnóstico eficaces, por lo que no se convierten en una epidemia.

Ya’akov Billig, director de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, explica que la villa fue descubierta se remonta a mediados del siglo VII a. C. (finales de la Edad del Hierro). Según Billig, en el sitio se encontraron magníficos artefactos de piedra de extraordinaria manufactura, como capiteles de piedra decorados (en el estilo protoeólico) de una cantidad y calidad que aún no se observaban en el antiguo Israel.

Adyacente a la mansión había un jardín espectacular con una vista impresionante de la Ciudad de David y el Monte del Templo. Fue aquí, junto con los restos de árboles frutales y ornamentales, donde se encontró el pozo negro muestreado por Langgut. Estaba rematado por una instalación cuadrada de piedra caliza con un orificio en el centro, identificado como el orificio de caída de un inodoro. La excavación de salvamento en Armon Hanatziv fue financiada por la Fundación Ir David.

Para la Dra. Langgut, esta fue una oportunidad de aplicar un campo de investigación llamado arqueoparasitología que había comenzado a desarrollar en su laboratorio. En este campo, los investigadores identifican restos microscópicos de huevos de gusanos intestinales para conocer la historia de enfermedades y epidemias. Esta área proporciona nueva información sobre la salud humana, la higiene, el estilo de vida y las condiciones sanitarias.