La «batalla» del metal en Cádiz continúa

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La Policía y los manifestantes del sector del metal se enfrentan desde esta mañana en la barriada de Bazán de San Fernando (Cádiz) en el inicio de la séptima jornada consecutiva de huelga.

Los piquetes informativos trataron esta mañana, como hicieron el sábado, de cortar el tráfico en el puente de hierro, único acceso por carretera hasta el astillero de Navantia en San Fernando, pero se encontraron con un enorme despliegue policial que intentó garantizar el libre acceso de todos los trabajadores a su puesto de trabajo.

Los manifestantes se han repartido por la barriada de Bazán y han aprovechado la apertura del despliegue policial para quemar contenedores y dejar barricadas incendiadas sobre el asfalto, lo que ha provocado que, por momentos, el tráfico sí haya estado cortado.

Estos altercados han provocado, según fuentes sindicales, que varios autobuses que transportaban trabajadores a la factoría hayan decidido no entrar en la carretera hacia la planta y regresar a los empleados a sus casas.

Mientras tanto, en Puerto Real, un piquete con representantes sindicales se concentra a las puertas de Dragados para denunciar las “presiones” que algunos empleados están sufriendo de esta compañía para acudir a sus puestos de trabajo, según los portavoces de CC.OO. y UGT.

El secretario de FICA UGT, Antonio Montoro, ha pedido esta mañana “responsabilidad” a la patronal FEMCA para alcanzar un acuerdo pronto que evite más daños económicos a los trabajadores y a las propias empresas que representa.