La deuda de empresas y familias cae un 1% en el primer trimestre

La deuda consolidada de empresas no financieras y hogares e instituciones sin ánimo de lucro se situó en 1,63 billones de euros al cierre del primer trimestre, lo que supone una caída del 1,1% respecto al mismo trimestre del año anterior y un descenso al 110,1% del PIB, frente al 119,3% del mismo periodo de 2023, según las cuentas financieras de la economía española publicadas este miércoles por el Banco de España.

Tanto las empresas como las familias han contribuido a este descenso. Así, la deuda consolidada de las sociedades no financieras se redujo desde los 952.400 millones de euros en el primer trimestre de 2023 a los 948.800 millones en marzo de 2024. En términos del PIB, la ratio disminuyó desde el 69% hasta el 64,1% del primer trimestre de 2024.

Por su parte, la deuda de los hogares se redujo desde 695.800 millones de euros en marzo de 2023 a 681.500 millones en marzo de 2024, con lo que la ratio sobre el PIB disminuyó hasta el 46% en el primer trimestre de 2024, desde el 50,4% de un año antes.

LOS ACTIVOS FINANCIEROS DE LAS FAMILIAS CRECEN CASI UN 7%

Los activos financieros en manos de las familias alcanzaron en el primer trimestre de 2024 un importe total de 2,88 billones de euros, un 6,7% superior al registrado un año antes. Este aumento reflejó una revalorización de 125.000 millones de euros y una adquisición neta de activos financieros de 55.000 millones de euros en el año.

Por instrumentos financieros, la revalorización de activos se concentró en gran medida en las participaciones en el capital y en fondos de inversión. En la adquisición neta de activos destacó sobre todo la inversión en participaciones en fondos de inversión y, en menor medida, los valores representativos de deuda y los depósitos. El ascenso de los activos financieros de estos sectores fue menor que el del PIB, con lo que en relación a esta variable la ratio se redujo en 0,9 puntos porcentuales, hasta el 194,8% en el primer trimestre de 2024.

LA MAYOR PARTE, EFECTIVO Y DEPÓSITOS

En cuanto a la distribución por componentes al final del período, el grueso de los activos financieros de los hogares se mantuvo en efectivo y depósitos (el 37% del total), seguido de participaciones en el capital (30%), participaciones en fondos de inversión (16%) y seguros y fondos de pensiones (13%).

Las participaciones en fondos de inversión fue el instrumento que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (en 1 punto porcentual con respecto a un año antes), debido fundamentalmente a su revalorización, mientras que el peso del efectivo y los depósitos cayó 2 puntos.

De esta forma, la riqueza financiera neta de los hogares y las instituciones sin ánimo de lucro, que se obtiene deduciendo sus pasivos de sus activos financieros, se situó en 2,14 billones de euros en marzo de 2024, lo que supone un aumento del 9,8% respecto a un año antes. En porcentaje del PIB, los activos financieros netos representaron un 144,7%, una ratio 3,4 puntos mayor a la de un año antes.