La economía española crecerá un 6,3% en 2021 y un 5,4% en 2022

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La economía española crecerá un 6,3% este año y el 5,4% en 2022, según la predicción del Informe de ‘Consenso Económico’ elaborado por la firma PwC en colaboración con más de 400 expertos.

Si se observa el Informe de Consenso Económico del pasado trimestre, este dato es ocho décimas más elevado para este año y seis décimas para 2022. Los expertos explican la buena marcha de la campaña de vacunación y el levantamiento paulatino de las restricciones ante la temporada de verano han influido considerablemente en el aumento de optimismo ante las perspectivas de crecimiento.

Este optimismo se refleja tanto en la opinión de los panelistas sobre el momento actual de la economía española -el 86,9% lo califica como mejor-, como en sus expectativas para el próximo trimestre -el 92,5% espera que evolucione favorablemente-. Detrás de este consenso se encuentra la positiva evolución de la demanda de las familias: el 82% asegura que el consumo va a aumentar en los próximos seis meses y el 54,5% que también lo hará la venta de vivienda.

La situación económico-financiera de las empresas es considerada por una mayoría de expertos (74,1%) como regular, pero un 65,4% espera que mejore en los próximos tres meses. De hecho, tres de los parámetros que habitualmente reflejan muy bien la situación empresarial, como son las expectativas acerca del comportamiento de la inversión productiva, las exportaciones y la reacción de empleo mejoran sustancialmente respecto al Consenso Económico del primer trimestre del año. Aumentan en 28 puntos -hasta el 62,9%-, los que esperan un incremento de la inversión productiva; en 18 puntos -hasta el 80%-, los que prevén un crecimiento de las exportaciones, y en 37 puntos -hasta el 72,4%-, los que adelantan un aumento de la creación de empleo en los próximos seis meses.

No obstante, continúa habiendo un cierto nivel de incertidumbre, especialmente en las previsiones a un año: desciende ligeramente, del 87,5 al 79,4 por ciento, el porcentaje de los que piensan que la situación será mejor dentro de doce meses, previsiblemente por la retirada paulatina de los estímulos fiscales.

LA INFLACIÓN SEGUIRÁ BAJO CONTROL

De la opinión del panel de expertos, empresarios y directivos se desprende que la inflación seguirá bajo control, a pesar del repunte de los precios experimentado este año. Sus estimaciones apuntan a que el IPC cierre 2021 con un crecimiento del 2% y se modere, en 2022, hasta el 1,7%. No obstante, el Consenso Económico empieza a vislumbrar, por primera vez en muchos trimestres, la posibilidad de que las empresas aumenten los precios en los próximos meses como consecuencia del vigor de la demanda: así lo asegura un todavía reducido pero significativo 25,3% de los encuestados.

Los expertos y directivos coinciden en señalar, en porcentajes superiores al 80%, que el BCE seguirá manteniendo los tipos de interés en el 0% y que mantendrán sus programas de compra de activos durante los próximos seis meses. La opinión, no obstante, es distinta cuando se les pregunta por dentro de un año: el 59,4% espera que el BCE reduzca sus políticas expansivas.

Por último, los panelistas que forman parte del Consenso Económico siguen calificando como regular la situación de la economía mundial -el 57,4%-. Esta percepción es así, especialmente, en relación a la UE y a Japón, mientras que la opinión sobre la actividad en EE.UU y en China es buena para el 62,4% y el 65,1%, respectivamente. Para diciembre de este año, aunque la percepción generalizada -67,9%- es que la coyuntura internacional irá a mejor, se atisba cierta incertidumbre sobre la marcha de EE.UU y de China. En el primero de los casos, bajan del 87,1% al 72,5% los que piensan que la economía irá mejor, y en el del gigante asiático, lo hace del 81% al 59,6%, más de veinte puntos.

Los riesgos asociados con los efectos de la pandemia y la incertidumbre ante un rebrote siguen siendo la principal amenaza que condiciona las expectativas a corto plazo de la economía mundial para el 52,8% de los encuestados, aunque este porcentaje baja 25 puntos respecto a los informes de los trimestres anteriores. Por contra, ganan peso los riesgos asociados al déficit y a la deuda pública de los Estados (49,1%) y los asociados al cambio de ciclo de la política monetaria (33,3%). Las cuestiones relacionadas con las tensiones en los tipos de cambio y los riesgos asociados al Brexit y a la integración europea son los temas que menos preocupan a los expertos, directivos y empresarios.