Uno de los objetivos de The Deck, la primera sastrería solo para mujeres que abre sus puertas en la icónica calle londinense Savile Row, un entorno eminentemente masculino, es lograr que sus clientas se vayan a sus casas sintiéndose “empoderadas”.

Su fundadora, Daisy Knatchbull, inaugura esta semana un negocio centrado en el traje pantalón femenino. Y lo hace muy consciente de que el contexto actual está trastocado claramente por la pandemia y su innegable impacto en la economía nacional.