La Seguridad Social registra un déficit de 4.563,7 millones hasta agosto, el 0,38% del PIB

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La Seguridad Social registró un saldo negativo de 4.563,7 millones de euros en los ocho primeros meses del año, el equivalente el 0,38% del PIB, según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Esta cifra es la diferencia entre unos ingresos por valor de 112.275 millones de euros, que suben un 3,9% interanual, y unos gastos por importe de 116.838,7 millones, cifra un 0,9% superior a la del mismo periodo del año pasado.

Del volumen total de ingresos, el 91,68% corresponde a las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, y el 8,32% restante, a las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social. En cuanto a los gastos, el 89,13% ha sido reconocido por las entidades gestoras y el 10,87%, por las mutuas.

En términos de caja, la recaudación líquida del sistema alcanzó los 109.004 millones de euros en los ocho primeros meses del año, lo que representa un incremento del 2,8% interanual. Por su parte, los pagos arrojan un aumento del 0,9%, hasta un total de 116.721,2 millones de euros.

Los ingresos por cotizaciones subieron un 7,7% entre enero y agosto, hasta los 85.052 millones de euros, tras aumentar la recaudación por cotizaciones de los ocupados un 9,2% (con 6.659 millones de euros más) y descender las cotizaciones de los desempleados un 8,2% (536 millones de euros menos que en el mismo periodo de 2020).

El Ministerio explica que los ingresos por cotizaciones de los ocupados todavía están afectados por las distintas medidas que el Gobierno ha puesto en marcha para hacer frente a la pandemia, como las exoneraciones de cuotas de los trabajadores en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que, hasta el 31 de agosto, han supuesto ingresar 1.391,1 millones de euros menos, así como las exenciones en las cotizaciones de autónomos perceptores de prestaciones extraordinarias.

Las transferencias corrientes cayeron un 6,36% interanual, hasta los 26.533,74 millones de euros. De ese monto, una partida de 23.546,59 millones se destinó a las transferencias del Estado y Organismos Autónomos, un 9,07% menos. Esta reducción responde a la transferencia que se recibió del Estado el año anterior para equilibrar el impacto del coronavirus en las cuentas de la Seguridad Social.

El 93,55% del gasto efectuado en el sistema de la Seguridad Social se destinó a las prestaciones económicas a familias e instituciones, con 109.298,25 millones de euros, un 2,38% más que en el mismo periodo de 2020.

La Seguridad Social destinó a pensiones y pensiones contributivas 100.660,72 millones, 2.469,12 millones de euros más que en el periodo anterior, lo que supone un alza del 2,51%. En concreto, el gasto en pensiones fue de 87.326,25 euros, un 3,29% más debido al aumento del número de pensionistas, de la pensión media y de la revalorización del 0,9% de las pensiones contributivas en 2021.

Para los subsidios de incapacidad temporal, la partida fue de 8.229,7 millones de euros, un 10,57%, que en su mayoría se han destinado a subsidios temporales por contingencias comunes y, en menor medida, a los procesos derivados del coronavirus.

La ejecución presupuestaria de la Seguridad Social también contempla un gasto de 2.213,79 millones de euros para prestaciones en concepto de nacimiento y cuidado del menor, corresponsabilidad en el cuidado del lactante, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural, así como cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad. En total, representa una subida del 14,3%, que responde a la ampliación del permiso de paternidad de 12 a 16 semanas.

Hasta agosto de 2021, la Seguridad Social destinó 2.457,11 millones de euros para prestaciones de autónomos, un 37,42% menos que en 2020.

El monto para pensiones y prestaciones no contributivas se incrementó un 13,22%, hasta los 8.637,53 millones de euros. Para las pensiones no contributivas y complementos por mínimos se gastaron 5.996,33 millones, y para los subsidios y otras prestaciones, 2.641,20 millones de euros.

Los gastos de gestión de la Seguridad Social subieron un 5,45%, hasta los 2.469,21 millones de euros, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.