La ‘startup’ Matcha & CO desembarcará con sus tés en polvo en EEUU en 2022

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La ‘startup’ española Matcha & CO, especializada en los tés en polvo y suplementos, prevé alcanzar ventas de 2,2 millones de euros en 2021, mientras que ultima el desembarco con sus productos en Estados Unidos en 2022.

En concreto, la firma, fundada en 2018 por Víctor Abrines y Pepe Cabestany, cerró 2020 con un crecimiento del 275%, hasta alcanzar el millón de euros y estima más que duplicar su facturación este ejercicio, hasta alcanzar los 2,2 millones de euros.

Matcha & CO está presente en la actualidad, además de en España, en Alemania, Francia y Reino Unido, a través de la venta de sus tés y suplementos en supermercados ecológicos, además de su canal ‘online’.

En España, la ‘startup’ está presente con su té en tiendas más locales y especializadas como herbolarios o tiendas y supermercados especializados únicamente en productos ecológicos, como Obbio, Organic Market, Tierra Extraña, Natura Casa, Cal Fruitos, The Living Food, entre otros.

Para impulsar su presencia en el mercado nacional, la enseña estudia su entrada en Veritas, Carrefour Bio y en la sección bio de El Corte Inglés, mientras que ya está presente en los lineales de la cadena de supermercados francesa Bio C Bon.

La ‘startup’ impulsará a lo largo de 2022 su expansión internacional con su desembarco en Estados Unidos, un mercado con un tamaño de té en polvo valorado en 750 millones de dólares (617 millones de euros) en 2019.

“Queremos conseguir ser la marca de referencia en té en polvo en Estados Unidos, tal y como ya lo hemos hecho en España. Estamos ya en conversaciones con algunas cadenas de supermercados especializados, con el objetivo de empezar el 2022 con fuerza en dicho país”, ha reconocido uno de los cofundadores de la firma, Víctor Abrines.

Matcha & CO además apuesta firmemento por la sostenibilidad, por lo que trabaja con agricultores japoneses y de Sri Lanka que llevan más de cinco generaciones cultivando y produciendo este producto y que han adaptado sus plantaciones para producir de manera ecológica y sostenible.

La compañía busca cambiar la forma de consumo del té en infusiones, convirtiendo los tés infusionados en té en polvo para aumentar la absorción de sus nutrientes y reducir el riesgo de consumo de microplásticos, que potencialmente están presentes en las bolsas de té.

“Nuestro objetivo es luchar contra el té infusionado por dos motivos, el primero es que crea más desechos no compostables porque muchas de las bolsitas de té que se comercializan contienen plásticos y también por a parte de que el plástico es potencialmente perjudicial para la salud, al ingerir té en polvo se absorben todos los nutrientes y antioxidantes que contiene el té”, ha explicado Abrines.