“La tecnología nos puede llevar a tener mayor certeza de los hechos y acercarnos a la verdad”

Josep Riba Vidal, socio fundador de Riba-Vidal Abogados, apuesta por criterios de  Inteligencia en los procesos judiciales, combinando la inteligencia humana y la mecánica o artificial para sacar el máximo provecho a la masiva información que existe.

¿Qué es el despacho Riba-Vidal Abogados?

Es una firma de abogados con más de 25 años al servicio de las empresas, empresarios y directivos, tanto en el ámbito de los negocios como en sus relaciones privadas. Hace años se acuño el término “Boutique” para referirse a estas firmas de pequeño tamaño, que sacrificaban la voluntad de crecimiento orgánico en beneficio de la especialización y el trato personalizado a los clientes. No nos disgusta esa definición. No obstante, es difícil resistirse a un crecimiento en el volumen de clientes atendidos, que normalmente va aparejado al desarrollo profesional del equipo humano que forma del despacho. Déjeme decirle en confianza: creceremos “ma non troppo”, de manera controlada. La sensación de familia que genera el pequeño despacho es elemento nuclear para nosotros.

¿Cuántas personas trabajan y en qué ciudades trabajan?

Precisamente, esa fórmula de crecimiento nos ha permitido posicionarnos estratégicamente en Madrid y Barcelona, aunque prestamos servicios en toda España y acompañamos a nuestros clientes en experiencias internacionales cuando nos lo demandan. Nuestro equipo humano lo componen 30 personas de manera directa la mayoría de los cuales forma parte del despacho desde sus inicios y contamos con una red de colaboradores de apoyo en temas específicos.

 ¿Qué tipos de clientes tienen?

Nuestros clientes son básicamente las empresas, desde PYMES a multinacionales y también sus administradores, consejeros y directivos, que son la representación directa de las mismas y cuyos intereses están entrelazados. Vinculación personal hoy día mucho más evidente por efecto de aplicación de las normas de cumplimiento normativo (Compliance), que han venido a revolucionar el mundo de las relaciones en el seno de las empresas y sin duda van a afectar de manera directa a todos los operadores del mundo de los negocios. Inflación normativa y autoanálisis permanente son los pilares básicos del mercado en los próximos años. Y ahí debemos estar los abogados para cumplir con nuestra función profesional.

¿A qué especialidades del derecho se dedican?

Asumimos directa o indirectamente todas las áreas de asesoramiento que afectan a las empresas en su día a día. Pero si hay que poner énfasis en aquellas materias que suponen un mayor volumen de dedicación, situaríamos por orden. Primero, área de gestión integral del conflicto, que incluye la defensa de los intereses de nuestros clientes en todos los órdenes jurisdiccionales (civil, penal, laboral y contencioso administrativo), así como los arbitrajes. Segundo, área de cumplimiento normativo en su más extenso concepto, como implantación y seguimiento de un nuevo modelo de gestión empresarial. Y tercero, área de especialización en implementación de técnicas de seguridad e inteligencia corporativa.

¿Cuáles son sus diferencias con otras firmas legales?

Partiendo de la base de que todas las firmas de abogados tienes como objetivo la satisfacción del cliente, lo que puede marcar una diferencia es el método que cada una emplea en la prestación de sus servicios. El resultado final, la satisfacción perseguida, obviamente la tiene que juzgar el propio cliente. A nosotros modestamente nos gusta decir que hemos aplicado al desarrollo de nuestra actividad criterios de Inteligencia procedentes de otras ramas del conocimiento. Hemos intentado pasar de la tradicional Estrategia jurídica a la Inteligencia jurídica. Solemos distinguir entre tres tipos de inteligencia en el ámbito jurídico: Inteligencia de organización, que consiste en ordenar los elementos humanos y materiales de un despacho, para conseguir el mejor resultado desde un punto de vista de beneficio empresarial. Inteligencia de gestión, que pretende mejorar la calidad y eficiencia de los servicios prestados al cliente, apoyándose en potenciación de la formación de los abogados y la interacción de las modernas técnicas de inteligencia artificial. Y la Inteligencia procesal, que establece las directrices para la óptima dirección y gestión de los conflictos, tanto judiciales como arbitrales. El método utilizado en cada uno de estos campos de aplicación de la inteligencia jurídica es lo que nos diferencia de otros despachos. Muchos despachos inciden en la inteligencia de organización como fórmula de crecimiento propio; en nuestro caso, preferimos potenciar la inteligencia de gestión e incidir en el desarrollo de un método propio.

¿Qué pueden aportar al sector de los litigios judiciales?

Tenemos nuestro propio método de inteligencia en las actuaciones, dentro del ámbito del proceso judicial. Se trata de integrar la inteligencia humana con la inteligencia mecánica o artificial. La combinación de las dos supone sacar el máximo provecho a la masiva información existente hoy en día aportando el elemento de valoración humana crítica, para seleccionar la estrategia de ejecución más adecuada en cada momento.

¿Dónde y cómo se puede utilizar la tecnología para ganar juicios?

Es sin duda una obviedad decir que la tecnificación es una realidad que alcanza a todos y que, por tanto, también está en al ámbito procesal. Lo que creemos en RIBA VIDAL ABOGADOS es que la utilización de técnicas de otras ramas de conocimiento humano es esencial en esta concepción global de la inteligencia jurídica. La tecnología nos da masiva información, así como mecanismos para sistematizarla y ordenarla con criterios determinados. Cuanta más información, más fácil será planificar una estrategia. Con una mayor información conoceremos mejor tanto a nuestro cliente –al quien podremos proteger sus debilidades -, como a la parte contraria y podremos poner de manifiesto las suyas. Con análisis de sesgos cognitivos de todos aquellos que intervienen en el pleito, somos mucho más eficaces. Utilizando una terminología que ha hecho fortuna desde el ámbito militar, diríamos que hemos de desarrollar inteligencia en la parte activa de nuestra actuación y contrainteligencia en el aspecto pasivo o defensivo respectó de las técnicas del contrario. Dicho de otro modo: siendo los Hechos la base del conflicto, la tecnología nos permitirá obtener una mayor certeza de los mismos y en definitiva un mayor acercamiento a la verdad.

¿Cómo ha sido su ejercicio 2018 en cuanto a crecimiento y facturación? ¿Qué previsiones tienen para este año?

El ejercicio pasado, el grupo aumento su facturación prácticamente en un 20%,. Este año, las previsiones nos sitúan también en crecimiento por encima de los dos dígitos. Aunque como decimos nuestro objetivo no es crecer por crecer, la actividad pedagógica desarrollada en los últimos años para trasladar a nuestros clientes el concepto de inteligencia jurídica, así como el desarrollo natural de la inteligencia artificial que se ha producido de manera generalizada, abonan un crecimiento constante de la actividad del despacho. No obstante no queremos perder nuestra familiaridad y cercanía al cliente.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies