Los 27 prohibirán los vuelos a Sudáfrica y otros seis países africanos por la nueva variante

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado este viernes que los países del bloque se disponen a estudiar la posibilidad de coordinar la prohibición de vuelos con salida o destino a la región del sur de África como medida de emergencia para evitar la propagación de una nueva variante detectada en Sudáfrica y que preocupa por su capacidad de mutar.

«La Comisión propondrá, en estrecha coordinación con los Estados miembros, activar el freno de emergencia para parar los viajes aéreos desde el sur de África por la variante de preocupación B.1.1.529», ha escrito la jefa del Ejecutivo comunitario en su perfil de Twitter.

Más tarde, en una declaración sin preguntas difundida en redes, Von der Leyen ha pedido a los gobiernos de la UE actuar de manera «rápida, eficaz y unida» para activar medidas de urgencia para «suspender» los vuelos con salida o llegada a los países del sur de África pero también a otros destinos en donde la presencia de esta variante sea preocupante.

Las restricciones afectarán a Sudáfrica, Botsuana, Esuatini, Lesoto, Namibia, Mozambique y Zimbabue y se aplicará «durante catorce días», han precisado las fuentes.

Hasta el momento, la variante también conocida como ‘Nu’ había sido identificada en Sudáfrica, Hong Kong y Botsuana, pero Bélgica ha informado este mismo viernes del primer caso diagnosticado en Europa, una joven que viajó a Egipto vía Turquía y que empezó a presentar síntomas ya en Bélgica, una docena de días después de su regreso.

Los representantes de los Estados miembro reunidos en el marco del Dispositivo de Respuesta Política Integrada a las Crisis (IPCR) a nivel técnico y de embajadores examinan desde primera hora de la tarde de este viernes los detalles de la propuesta del equipo de Von der Leyen, según han informado a Europa Press fuentes europeas.

Los Veintisiete cuentan con unas directrices comunes que prevén la activación de un «freno de emergencia» para coordinar el cierre de la frontera exterior a países en donde se detecten nuevas variantes que puedan suponer un riesgo para el control de la pandemia de coronavirus en la UE.

Este instrumento, sin embargo, se basa en una recomendación de Bruselas para definir una «coordinación práctica» pero no supone una «obligación legal» para los Estados miembro, que son quienes conservan las competencias exclusivas en esta materia y deciden de manera individual como actuar con el tránsito en sus fronteras.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado una reunión extraordinaria de expertos para este mismo viernes para evaluar el riesgo que plantea esta nueva variante detectada en Sudáfrica y determinar si «debe ser designada como variante de interés o variante preocupante».

El «freno de emergencia» europeo prevé la coordinación para vetar vuelos de una región tanto en caso de variantes consideradas «de interés» como «preocupantes».

Von der Leyen defiende la necesidad de cerrar la frontera a los países con presencia de la nueva variante como medida «preventiva» para contener su propagación mientras los científicos recaban más información sobre los riesgos que puedan plantear las variantes de ‘Nu’. También ha pedido a los viajeros que hayan regresado recientemente a Europa desde estos destinos que asuman una «estricta cuarentena» para no contribuir a la propagación del virus.

La jefa del Ejecutivo ha asegurado en su mensaje grabado que en las últimas horas ha estado en contacto con científicos y con los fabricantes de las vacunas y todos ellos avalan las medidas propuestas.

Además ha recordado el compromiso de los laboratorios con los que la UE tiene contratos de compra de vacunas de «adaptar inmediatamente» sus sueros a las nuevas variantes desde el momento en que éstas aparecen.

Bruselas tomó la iniciativa en respuesta a la petición de varios Estados miembro de dar el paso en esta dirección y la cuestión ha recibido el apoyo del resto de socios en una reunión celebrada en la capital comunitaria en el marco del Dispositivo de Respuesta Política Integrada a las Crisis (IPCR) a nivel técnico y de embajadores.

Los Veintisiete cuentan con unas directrices comunes que prevén la activación de un «freno de emergencia» para coordinar el cierre de la frontera exterior a países en donde se detecten nuevas variantes que puedan suponer un riesgo para el control de la pandemia de coronavirus en la UE.

Este instrumento, sin embargo, se basa en una recomendación de Bruselas para definir una «coordinación práctica» pero no supone una «obligación legal» para los Estados miembro, que son quienes conservan las competencias exclusivas en esta materia y deciden de manera individual como actuar con el tránsito en sus fronteras.