Las fintech apenas ganan terreno a la banca tradicional y solo un 32,6% de los consumidores las identifica

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las empresas del sector de las fintech no terminan de ganar notoriedad entre los consumidores y solamente un 32,6% de la población las reconoce en 2020, apenas dos puntos por encima de los resultados obtenidos un año antes a pesar de la intensificación del uso de las tecnologías por la pandemia del coronavirus.

Según se desprende del II Estudio Asufin sobre conocimiento y hábitos y uso de las fintech, los operadores financieros 100% tecnológicos que mayor aceptación tienen son los relacionados con pagos y transferencias, como Paypal o Transferwise, que usa un 89% de la población.

A bastante distancia quedan otros servicios como los agregadores, que permiten tener en una misma aplicación las cuentas de varios bancos, con un 38%, o los comparadores financieros, con un 26%.

De cualquier forma, la gestión online de las finanzas sigue concentrándose en las tareas más sencillas. Así, más del 90% de la población está familiarizada con la consulta de movimientos o la realización de pagos.

Este porcentaje desciende si se considera la gestión del ahorro, que es llevada a cabo de manera online por el 28% o la contratación de servicios de forma remota, que solo lo hace el 26%.

El estudio, realizado por Asufin, también revela que los tramos de edad más intensivos en el uso de los servicios fintech son los comprendidos entre 18 y 55 años, con porcentajes que rondan el 30%. Pasado ese umbral, la brecha se ensancha: hasta 65 años, pasa a ser del 25%, y a partir de esa edad baja al 19,9%.

La asociación destaca que las consumidores continúan confiando más en los bancos convencionales que en las grandes tecnológicas como Google, Apple, Facebook y Amazon a la hora de gestionar los datos personales que cedemos.

Algo más de la mitad de la población (51,63%) expresa su confianza en los bancos, frente al 37,24% que la deposita en las grandes tecnológicas. De hecho, el 76,56% no cedería más datos a segundas.

Sin embargo, los consumidores estarían dispuestos a ceder más datos si con ello obtienen una mejora en los precios de los servicios. En esta línea, hasta un 84% de los encuestados estaría dispuesto a ello, frente a un escaso 33% que valora una mejora en la calidad si con ello tiene que ceder más datos.