Las pymes aprueban la eficiencia de los bancos con un suficiente y les ‘suspenden’ en «empatía»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) aprueban la eficiencia de los bancos con un ‘suficiente’ y les suspenden en «empatía», según el Barómetro de noviembre que elaboran los gestores administrativos, en el que se refleja que la relación entre pymes y bancos «se ha endurecido».

En concreto, los bancos aprueban en eficiencia con un escaso 5,39 de media, sin que ninguna de las entidades financieras supere el 5,60. En cuanto a la empatía, las pymes les dan una nota media de 3,80 y sólo una entidad supera el 4.

Para el presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, Fernando Jesús Santiago, estos datos confirman que los bancos «se han distanciado demasiado de las pymes, han endurecido su trato con ellas y no son capaces de ponerse en los zapatos de quienes, históricamente, terminan sacando a la economía de sus problemas».

La encuesta de los gestores administrativos resalta la «escasa información» que tienen tanto particulares como pymes de la normativa bancaria, pues el 37% afirma desconocer las normas sobre transparencia, frente al 47,3% que declara sí conocerla.

Según la encuesta, sólo el 56% de los particulares reciben a principios de año el resumen de intereses y comisiones que establece como obligatorio la normativa de transparencia, frente al 24% que no lo recibe.

El 80% de los gestores administrativos señalan que sus clientes perciben que este año ha habido un fuerte incremento de las comisiones que se les cobran, frente al 10% que no lo percibe así. Además, el 39,4% de los clientes conocen qué son las cuentas abandonadas, frente a un 47,7% que lo ignora.

«Estos días ha habido mucha literatura sobre las cuentas abandonadas, por lo que suponen éstas para las arcas del Estado. Pues bien, ésta es una demostración más de la falta de educación financiera y fiscal de nuestros particulares y pymes. Y esa desinformación puede llevar, de hecho lleva, a pérdidas para nuestros clientes», ha afirmado el presidente de los gestores.

COBROS INDEBIDOS POR HERENCIAS

En el barómetro también se ofrecen datos sobre posibles cobros indebidos de comisiones por parte de los bancos para acceder a la herencia de un familiar. Según el 48,9% de los gestores, alguno de sus clientes ha sufrido este cobro indebido, frente a un 40,6% que manifiesta que no conoce ningún cliente al que le haya ocurrido eso.

En cuanto a los bancos que lo hacen, la encuesta indica que todos los bancos sobre los que se ha encuestado, los diez más grandes que operan en España, realizan esta práctica.

«Es posible que aquí también se produzcan en la realidad menos casos de los que se señalan, pues no todos los clientes tienen la formación suficiente para distinguir entre la comisión por dar acceso a la herencia y la comisión por ser el banco quien la gestiona. Y esto es una grave deficiencia por la falta de información que se ofrece, en general, a los clientes en las oficinas bancarias», señala Santiago.

Por otro lado, el 69% de los gestores administrativos afirma que los créditos ICO han sido insuficientes para atender los problemas de liquidez generados por la crisis sanitaria, frente al 22% que entiende que fueron suficientes. En todo caso, el 91% de los gestores administrativos solicitan que el Gobierno refuerce las medidas para inyectar liquidez en el sistema.

El 43% de las pymes no conocen sistemas alternativos al bancario para financiarse y el 46,4% desconocen la existencia del Código de Buenas Prácticas. Por su parte, la mitad de los gestores administrativos considera que no van a funcionar ni los préstamos participativos ni las quitas, por un 16% que cree que sí lo harán.

«El barómetro nos muestra la cruda realidad: falta liquidez, los bancos se han olvidado de los clientes para pensar sólo en los accionistas, a pesar de que las ayudas desde la crisis financiera se quisieron emplear en mejorar el tejido productivo y no el bolsillo de los banqueros, y los clientes no saben cómo funciona el sector. Falta formación», concluye Santiago.