Laura Moratalla, psicóloga experta en sesiones para tratar los casos de infidelidad

Según un estudio realizado por el Instituto Francés de Opinión Pública (IFOP), la infidelidad en la pareja es una conducta cada vez más habitual. Aproximadamente, uno de cada tres hombres o mujeres dice ser infiel. En particular, este porcentaje está creciendo en las mujeres, ya que en 1970 era del 10 % y en 2001 del 24 %.

Con respecto a esto, la psicóloga Laura Moratalla comenta que la infidelidad depende únicamente de los acuerdos a los que ha llegado cada pareja. En este sentido, no es fácil precisar cuáles son las conductas infieles, ya que esto no se circunscribe solamente al hecho de tener relaciones sexuales con otra persona. En cualquier caso, según indican diversos estudios, solo el 50 % de las parejas que atraviesan un episodio de infidelidad logran reponerse y salvar la relación.

¿Cuáles son los tipos de infidelidad?

Si bien siempre se produce un daño en el vínculo de la pareja, existen distintos tipos de infidelidades. A propósito de esto, la infidelidad puede ser intencionada o no intencionada. A veces, el infiel tiene una clara intención de engañar a su pareja, pero en otros casos, esto puede darse de manera repentina y sin premeditación.

Por otro lado, la infidelidad puede concretarse a través de un contacto físico íntimo o sin él, a través de distintos sentimientos y fantasías. Nuevamente, aquí resulta importante lo que cada pareja considera como infidelidad.

Estas conductas también pueden clasificarse según sus implicaciones emocionales. En las relaciones con involucración emocional, existe una conexión de la persona infiel con otra, creando un vínculo afectivo fuera del marco de la pareja. En otros casos, la infidelidad se realiza por impulso, con el objetivo de satisfacer deseos físicos pero sin vínculos emocionales.

Tratamiento de los problemas de pareja generados por la infidelidad

A menudo, las parejas que han experimentado una infidelidad en su relación ponen fin a su matrimonio o noviazgo. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así, ya que si existe el deseo de seguir, el vínculo se puede recomponer. En algunos casos, la infidelidad es un elemento que da una nueva perspectiva a la pareja y termina fortaleciéndola.

Ahora bien, en caso de querer superar un episodio de infidelidad, no existe una sola manera de hacerlo. En este sentido, la forma de proceder depende de cada persona y cada pareja.

Por lo general, este proceso resulta difícil de vivir en soledad, por lo que es común recurrir a los servicios de un profesional que pueda conducir una terapia de pareja.

Con respecto a esto, Laura Moratalla ofrece un ambiente seguro y comprensivo para que sus pacientes puedan explorar sus pensamientos, sentimientos y emociones. De esta manera, las parejas que ante una infidelidad apuestan por continuar con el vínculo, pueden fortalecer y mejorar su relación.