Los 27 aprueban la reforma de la ‘Euroviñeta’ que repercute en el peaje de los camiones su huella ecológica

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Los gobiernos de la Unión Europea han aprobado este martes la reforma del sistema de peajes para transporte pesado en carretera, conocido como ‘Euroviñeta’, con el objetivo de sustituir gradualmente la tasa calculada en función del tiempo de conducción por otros factores que recogen mejor la huella ecológica, como la distancia o las emisiones de CO2.

La reforma ha sido adoptada como punto sin discusión en la reunión de ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) y ahora debe ser aprobada también por el Parlamento Europeo antes de su entrada en vigor. Cuando esto suceda, los Estados miembros dispondrán de dos años para incorporarla a su legislación nacional.

«Las nuevas normas de tarificación vial y el nuevo régimen para hacer frente a las emisiones de CO2 constituyen un paso importante hacia la consecución de los objetivos climáticos de la UE», ha destacado Jernej Vrtovec, ministro de Infraestructuras de Eslovenia, país que ostenta la presidencia de turno de la UE hasta que finalice el año.

El nuevo sistema para repercutir la contaminación en el peaje solo se aplicará en principio a los camiones más grandes, pero podrá hacerse extensivo gradualmente a otros tipos de vehículos pesados y adaptarse periódicamente a la evolución tecnológica mediante actos de ejecución.

Durante las negociaciones entre los gobiernos del bloque y la Eurocámara se introdujeron ajustes a la propuesta inicial para evitar, por ejemplo, que los vehículos híbridos sean recompensados dos veces o que se produzca un solapamiento de la variación del CO2 respecto de otros instrumentos de tarificación del carbono.

Además, la variación de los peajes o tasas en función de la eficiencia ecológica se aplicará a las furgonetas y a los minibuses a partir de 2026, «cuando sea técnicamente viable», según ha informado el Consejo de la UE (la institución que representa a los Estados miembros).

La tarificación de los costes externos por la contaminación atmosférica será obligatoria para los vehículos pesados tras un período de transición de tres años, en el que se aplicarán peajes. Con todo, los países podrán optar por no aplicar ese peaje con la condición previa de notificarlo a la Comisión Europea y si ello da lugar a una desviación del tráfico que tenga consecuencias negativas no deseadas. En cualquier caso, los Estados miembros podrán aplicar una tasa por costes externos a las emisiones de CO2

Entretanto, los peajes vinculados al tiempo de circulación se eliminarán gradualmente para los vehículos pesados de la red básica de la RTE-T en un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor de la Directiva.

En los casos en que los Estados miembros apliquen un sistema común de distintivos, como el Tratado de la Euroviñeta, dispondrán de dos años adicionales para adaptar o eliminar dicho sistema.

Las carreteras sujetas a la eliminación gradual representan las principales rutas por las que circula la mayor parte del tránsito internacional de vehículos comerciales, según el Consejo, y los países podrán seguir aplicando peajes en otras partes de su red.

Se permiten excepciones a la eliminación gradual de las tasas en casos debidamente justificados, por ejemplo si existe baja densidad de población o cuando el peaje se aplique a un tramo limitado de una carretera, previa notificación a la Comisión.