Los españoles destinan el 39,3% del salario a pagar impuestos, casi cinco puntos más que la media de la OCDE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El 39,3% del salario de los trabajadores españoles se destinó al pago de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social en 2020, frente al 34,6% de la media de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), según el informe ‘Taxing Wages’ publicado por esta organización.

Mientras que en la OCDE la carga fiscal sobre los salarios se redujo 0,39 puntos porcentuales respecto a 2019, en España el retroceso se limitó a 0,12 puntos básicos.

En concreto, el IRPF pesó un 11,4% sobre el salario, frente al 13,1% de la media de la OCDE. Por su parte, las cotizaciones sociales pagadas por las empresas supusieron el 23% y las abonadas por los trabajadores, un 4,9%, cuando el promedio de los miembros del ‘think tank’ de los países desarrollados se situó en el 13,1% y el 8,3%, respectivamente.

Así, España se coloca en el decimosexto puesto de los países con mayor cuña fiscal de la OCDE, en un ranking encabezado por Bélgica, donde a los trabajadores se les retiene el 51,5% de su salario. Los belgas son los únicos que deben transferir a la Administración y la Seguridad Social una suma mayor de su salario de la que ellos reciben en neto.

Por detrás de Bélgica, los países con mayor diferencia entre salario bruto y neto son Alemania, donde se retiene el 49%, Austria (47,3%), Francia (46,6%), Italia (46%), República Checa (43,9%) y Hungría (43,6%).

Por contra, los países de la OCDE con cuñas fiscales más bajas en 2020 eran Colombia (0%), Chile (7%), Nueva Zelanda (19,1%), México (20,2%), Suiza (22,1%), Israel (22,4%), Corea del Sur (23,3%), Estados Unidos (28,3%) y Australia (28,4%).