Los importadores de coches rechazan la nueva Ley de Transición Energética

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) ha expresado su rechazo al nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética que ha anunciado el Gobierno, porque “significa introducir un factor de inestabilidad en el sector del automóvil, que representa el 10% del PIB y el 9% de la población trabajadora de España”.

A juicio de la entidad, prohibir la matriculación de vehículos ligeros con motores de combustión a partir de 2040 y la circulación de este tipo de vehículos a partir de 2050 causará “un retroceso importante, tanto en aportación al PIB como al empleo”.

En palabras del presidente de la asociación, Germán López Madrid, la ley “no deja de ser una utopía difícilmente realizable, a fecha de hoy, porque partir de un parque actual de 24 millones de vehículos de combustión y sustituirlos por vehículos exclusivamente eléctricos es prácticamente imposible, porque no se puede crear en este tiempo la infraestructura necesaria para abordarlo”.

La electrificación, apunta López Madrid, debe de hacerse de forma progresiva, sustituyendo dentro de las posibilidades que ofrece la tecnología, los vehículos de combustión por eléctricos, haciendo que los de combustión vayan disminuyendo, pero a la vez haciéndolos paulatinamente más eficientes, con menos emisiones de CO2 y con cero emisiones de contaminantes. Éste camino imparable ya ha comenzado gracias a las fortísimas inversiones en I+D+i que actualmente están haciendo todos los fabricantes.

Pero para llegar a una electrificación total, Aniacam cree que hay que solucionar bastantes problemas que todavía no están resueltos, como es el de la infraestructura de recarga, no sólo por los puntos disponibles, sino por el dimensionamiento de las redes, para que sea capaz de soportar una gran demanda sin que colapse.