Los lenguajes silbados humanos, modelo para entender a los delfines

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Algunos lenguajes silbados, empleados por más de 80 culturas para comunicarse a larga distancia, pueden servir como modelo para saber cómo se codifica la información en la comunicación entre delfines.

Es la conclusión de una investigación que publica un equipo multidisciplinario de científicos en la revista Frontiers in Psychology.

El habla humana silbada evolucionó principalmente en lugares donde la gente vive en terrenos accidentados, como montañas o bosques densos, porque los sonidos llegan mucho más lejos que el habla ordinaria o incluso los gritos. Si bien estos lenguajes silbados varían según la región y la cultura, el principio básico es el mismo: la gente simplifica las palabras, sílaba por sílaba, en melodías silbadas. Un ejemplo es el silbo gomero, que se usa en Canarias para comunicarse en barrancos.

Los silbadores entrenados pueden comprender una cantidad asombrosa de información. En el turco con silbidos, por ejemplo, las frases habituales con silbidos se entienden hasta el 90 por ciento de las veces. Esta capacidad de extraer significado del habla silbada ha atraído a lingüistas y otros investigadores interesados en investigar las complejidades de cómo el cerebro humano procesa e incluso crea el lenguaje.

La idea de que el habla humana silbada también podría ser un modelo de cómo los mamíferos como los delfines mulares se comunican surgió por primera vez en la década de 1960 con el trabajo de René-Guy Busnel, un investigador francés que fue pionero en el estudio de las lenguas silbadas. Más recientemente, algunos de los antiguos colegas de Busnel se han unido para explorar la sinergia potencial entre los delfines mulares y los humanos, que tienen el cerebro más grande en relación con el tamaño corporal del planeta.

Si bien los humanos y los delfines producen sonidos y transmiten información de manera diferente, la estructura y los atributos que se encuentran en los lenguajes de silbidos humanos pueden proporcionar información sobre cómo los delfines mulares codifican información compleja, según la coautora, la doctora Diana Reiss, profesora de psicología en Hunter College en Estados Unidos, cuya investigación se centra en comprender la cognición y la comunicación en delfines y otros cetáceos.

El autor principal, el doctor Julien Meyer, lingüista del Gipsa Lab del Centro Nacional de Investigaciones de Francia (CNRS), ofreció este ejemplo: la capacidad de un oyente para decodificar el lenguaje humano o el silbido se basa en la competencia lingüística del oyente, como la comprensión de fonema, una unidad de sonido que puede distinguir una palabra de otra. Sin embargo, las imágenes de sonidos llamados sonogramas no siempre están segmentadas por silencios entre estas unidades en el habla humana silbada.

«Por el contrario, los científicos que intentan decodificar la comunicación de silbidos de los delfines y otras especies que silban a menudo clasifican los silbidos en función de los intervalos silenciosos entre los silbidos», señaló Reiss. En otras palabras, es posible que los investigadores necesiten repensar cómo categorizan la comunicación animal silbada en función de lo que revelan las ecografías sobre cómo la información se transmite estructuralmente en el habla silbida humana.

Meyer, Reiss y el coautor Marcelo Magnasco, biofísico y profesor de la Universidad Rockefeller, planean aplicar esta y otras ideas discutidas en su artículo para desarrollar nuevas técnicas para analizar los silbidos de los delfines. Aprovecharán los datos de silbidos de delfines recopilados por Reiss y Magnasco con una base de datos sobre el discurso silbado que Meyer ha estado recopilando desde 2003 con el CNRS, el Collegium de Lyon, el Museu Paraense Emílio Goeldi en Brasil y varias asociaciones de investigación sin fines de lucro enfocadas en silbidos e instrumentos.

«Con estos datos, por ejemplo, desarrollaremos nuevos algoritmos y probaremos algunas hipótesis sobre la estructura combinatoria», dijo Meyer, refiriéndose a los bloques de construcción del lenguaje como los fonemas que pueden combinarse para impartir significado.

Magnasco señaló que los científicos ya usan el aprendizaje automático y la inteligencia artificial para ayudar a rastrear a los delfines en videos e incluso para identificar las llamadas de los delfines. Sin embargo, dijo Reiss, para tener un algoritmo de inteligencia artificial capaz de «descifrar» la comunicación del silbido de los delfines, «necesitaríamos saber cuál es la unidad mínima de sonido significativo, cómo están organizados y cómo funcionan».