Los Presupuestos llegan el miércoles al Senado y podrían ser aprobados el día 23

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 llegará este miércoles al Senado tras haber superado su primera votación del Congreso por amplia mayoría, por lo que continuará y completará su tramitación con el objetivo del Gobierno de que no se introduzcan cambios, de forma que las nuevas cuentas públicas queden aprobadas definitivamente el día 23 de diciembre para su entrada en vigor el 1 de enero.

Las nuevos Presupuestos llegarán al Senado después de que el pasado jueves el Pleno del Congreso aprobase las primeras cuentas públicas desde que Pedro Sánchez fue investido presidente en 2018, tras una tramitación acelerada en la que se incorporaron al final más de 70 enmiendas y con el respaldo de 189 diputados de once formaciones (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, Bildu, PDeCAT, Más País, Nueva Canarias, Compromís, Teruel Existe y PRC), frente a los votos en contra de PP, Vox, Ciudadanos, Junts, UPN, Foro Asturias, Coalición Canaria y el BNG.

Previsiblemente estos posicionamientos se replicarán de nuevo en la Cámara Alta, donde los Presupuestos que pondrán fin a las cuentas del año 2018 del anterior Gobierno del PP continuarán su tramitación en el Senado, donde el mismo miércoles se designará la ponencia.

COMPARECENCIAS

Asimismo, entre el miércoles por la tarde, el jueves y el viernes se celebrarán las comparecencias de unos 90 altos cargos, que volverán a explicar las cuentas y partidas de los distintos departamentos, tal y como hicieron ya en el Congreso.

Así, los grupos tendrán de plazo para presentar propuestas de veto generales y a las secciones hasta las 12.00 horas del viernes 11 de diciembre, mientras que el plazo de presentación de enmiendas al articulado se ha fijado hasta las 18.00 horas del lunes 14 de diciembre.

Los vetos generales y a las secciones, que previsiblemente volverán a presentar desde la oposición partidos como PP o Vox, se debatirán en Pleno en la sesión que comenzará el lunes 14 de diciembre, previo al debate en Comisión de las enmiendas al articulado.

El miércoles día 16 por la mañana se producirá la reunión de la ponencia y se debatirá el dictamen de la Comisión entre el miércoles 16 y el jueves 17. De su lado, el plazo de presentación de votos particulares concluirá a las 12.00 horas del viernes 18 de diciembre.

Finalmente, la tramitación concluirá en la sesión plenaria que comenzará del martes 22 de diciembre y se prolongará hasta el día 23, pudiendo quedar aprobados de forma definitiva ese día o siendo devueltos al Congreso si se introducen cambios.

En caso de que se produjera cualquier modificación en el texto remitido por la Cámara Baja, o si se aprueba un veto a los Presupuestos, éstos tendrían que volver al Pleno del Congreso, para que decida si mantiene o revoca los cambios o, en su caso, levanta el veto.

Si la Cámara Alta no incluye modificaciones, como es la intención del Gobierno, los Presupuestos quedarían definitivamente aprobados el día 23 de diciembre, listos para ser publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y entrar en vigor previsiblemente el 1 de enero.

A pesar de que algunas formaciones habían mostrado su deseo de que se incluyesen enmiendas en el Senado, como el PdeCAT o Compromís, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó el jueves que el Gobierno no tiene previsto que se produzca “ningún tipo de modificación” por iniciativa de los grupos que promueven el proyecto (PSOE y Unidas Podemos) ni por las formaciones políticas que los han respaldado en el Congreso, lo que evitaría su vuelta a la Cámara Baja.

De cualquier forma, el calendario aprobado por el Senado para la tramitación de las cuentas permitiría una entrada en vigor de los Presupuestos el próximo 1 de enero, tal y como confía el Gobierno, ya que en caso de haber cambios, esas enmiendas se votarían en el Congreso el 29 de diciembre.

CAMBIOS

En el Congreso quedaron vivas unas 3.000 enmiendas de las que finalmente se aprobaron más de 70, varias de ERC y Junts, respaldadas por PP y Vox en contra del criterio de las formaciones del Gobierno, que han movido en unos 3.000 millones las cuentas. Así, se ha limitado la subida del IVA a los productos azucarados para no aplicarla a lácteos edulcorados, y ha aumentado sustancialmente el gasto en partidas como la Dependencia, con 566 millones más.

De los 27.000 millones de fondos europeos adelantados en los PGE el Congreso ha dirigido 1.500 millones para un plan de recuperación de empleo industrial en zonas afectadas por los cierres, 370 millones para Educación Infantil, FP y el programa de refuerzo de Primaria y Secundaria. También se recogen en las cuentas un fondo de 275 millones para el transporte público municipal.

Entre las enmiendas más destacadas añadidas al proyecto de PGE se incluyen las de PSOE y Unidas Podemos con la ‘congelación’ de sueldos del Gobierno; o las pactadas con el PNV por las que se elimina la subida fiscal del diésel y se incluye la venta al ayuntamiento de San Sebastián de los cuarteles de Loyola.

Con ERC el acuerdo se ha plasmado en 100 millones de euros en inversiones ferroviarias en Barcelona –60 millones a AVE y 40 millones en ferrocarril y Rodalíes–, una nueva moratoria de cotizaciones para empresas y autónomos de tres meses, entre otros, y con EH-Bildu la partida más cuantiosa va dirigida a reservar 10 millones de los fondos europeos para proyectos de I+D+i en el Plan Tecnológico Aeronáutico, y un millón para el Cercanías de San Sebastián, con la previsión de otros 47 millones hasta 2024.

Igualmente, se han añadido inversiones territoriales pactadas con PdeCAT y Más País, junto a la ampliación de los supuestos de contratación en centros de investigación; con Nueva Canarias 100 millones a esas islas para la ejecución de diferentes sentencias del Tribunal Supremo en materia de carreteras, un plan de lucha contra la pobreza de 30 millones e inversiones por 15 millones; enmiendas de inversión territorial con el PRC –se acelera la llegada del AVE a Cantabria–, con Teruel Existe –incluido un laboratorio nacional contra la despoblación– y Compromís, con 65 millones hasta 2024 para la conexión ferroviaria del Aeropuerto de Alicante-Elche Miguel Hernández.

Los Presupuestos de 2021 incluyen el mayor gasto social de la historia con 239.000 millones de euros y la “mayor inversión pública de la historia”, de 239.765 millones, un 10,3% más, incluyendo un adelanto de 27.000 millones de los fondos europeos, si bien los PGE se ejecutarán con independencia de cuando lleguen esos recursos.

En materia impositiva recogen un aumento del IRPF a rentas altas, un alza del 1% en el Impuesto de patrimonios de más de 10 millones de euros, se limitarán exenciones en Sociedades, se reducen desgravaciones e planes de pensiones privados y a ello se sumarán las tasas ‘Tobin’ y ‘Google’, un nuevo impuesto a envases de un solo uso y el IVA del 21% a refrescos.

Además, contempla una subida del sueldo de funcionarios y de pensiones públicas del 0,9%, mientras que las pensiones no contributivas subirán un 1,8%, el IPREM un 5%, y elevará notablemente las partidas de Educación (+70%), con récord en becas, Sanidad (+75,3%), dependencia (+34,4%), I+D+i (+80%) e infraestructuras (+114,8%), al tiempo que aumentan un 150% las ayudas al comercio, turismo y pymes.