Lupina Iturriaga: “Hemos marcado un camino como modelo de negocio y cultura financiera”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“Fintonic es una cuenta que ayuda a más de un millón de usuarios a gestionar sus pagos y gastos, también les ayuda a tener un mayor control de su dinero unificando en una app todos sus bancos y les envía alertas para que no se la cuelen y puedan ahorrar. Y, adicionalmente, Fintonic resuelve fácilmente sus necesidades de financiación en cada momento”. Lupina Iturriaga, Fundadora y Co-CEO de Fintonic, nos cuenta los entresijos de la compañía y sus planes de presente y futuro.

Para todos aquellos que no conozcan la empresa, ¿cuáles son los pasos para introducirse en el ‘mundo Fintonic’?

En Fintonic puedes empezar por dónde quieras, por ejemplo, te puedes abrir la Cuenta Siempre Positiva. Nuestra Cuenta Siempre Positiva se abre en apenas 5 minutos, a través de un proceso totalmente online, no tiene asociado ningún tipo de comisión o gasto de mantenimiento, ni te obliga a contratar otros productos para mantener estas condiciones de CERO comisiones y CERO gastos de mantenimiento.  Además, permite tener una tarjeta digital para pagar desde el móvil y puedes solicitar también tu tarjeta física, Mastercard, con la que se puede realizar pagos en cualquier parte del mundo y tiene muchas ventajas y descuentos. Asimismo, la cuenta tiene un IBAN español para realizar transferencias gratuitas y toda tu operativa del día a día.

Fintonic, permite incluso integrar en su plataforma el resto de cuentas y tarjetas de otras entidades, lo que posibilita un acceso único e instantáneo a todos los movimientos financieros, de tal forma que son los usuarios quienes controlan a sus bancos y entidades.

Los usuarios de Fintonic forman parte de un club exclusivo que, junto a la cuenta Siempre Positiva, les permite acceder a un completo abanico de servicios financieros, con los que pueden llegar a ahorrar más de 3.000 euros el primer año.  Así, reciben notificaciones y alertas sobre cobros excesivos o incorrectos, descubiertos, etc. De hecho, el año pasado ahorramos 14 millones de euros en comisiones. También revisa y renegocia en nombre sus usuarios las facturas de energía, telecomunicaciones o seguros consiguiendo ahorros de hasta 900 euros al año.

Por otro lado, Fintonic ofrece gratuitamente a sus usuarios su FinScore, una nota de perfil de crédito con la que conocen de antemano qué condiciones les corresponden a la hora de solicitar un préstamo. Y pone a su disposición una Plataforma de Préstamos, donde pueden contratar, de forma totalmente personalizada y sin salir de la app, préstamos de 15 entidades, sin necesidad de ser previamente clientes de la entidad.

 ¿Cómo y cuándo surge la idea de negocio?

Como otros muchos proyectos, Fintonic no es más que la respuesta a una necesidad latente entre los usuarios de servicios financieros: la necesidad de tener la máxima información sobre su dinero y gestionarlo de la mejor manera posible. Y todo ello, sin tener que estar atado a un banco y en exclusiva a sus productos financieros.

En el año 2011, en plena crisis económica, yo misma tenía esa percepción con respecto a mi economía. Junto a mi socio Sergio Chalbaud, vimos que era algo que también les ocurría a nuestros familiares y amigos y a una gran parte de la población. Decidimos que la tecnología y la innovación tenía que tener una solución que simplificara el problema. Y ese fue el germen de Fintonic. En estos años el modelo ha ido creciendo y evolucionando. Se incorporó también al proyecto como socio Aitor Chinchetru, y los tres hemos mantenido la premisa de luchar por darle poder a la gente y de ofrecerles productos totalmente personalizados como, por ejemplo, a través de nuestros market places o nuestro servicio de revisión de facturas.

¿Este modelo de negocio existía antes en otros países?

Existían algunas propuestas similares, pero no con un planteamiento tan amplio y completo, ni tan orientado al interés del usuario como es el caso de Fintonic, Aprovechamos nuestro conocimiento del sector para cubrir aquellos huecos que pensábamos que no se estaban resolviendo bien. Aunque nuestro modelo no tiene referencias en el mundo, nos inspiró en cierto modo la experiencia de Mint.com, en Estados Unidos. Sin embargo, no he visto nunca el sistema que ofrece Fintonic, integrando la plataforma de market place para la financiación, la organización de todos tus bancos en un único lugar, la gestión de recibos y el ahorro, así como una cuenta y tarjeta.

¿Cuál fue el mayor reto a la hora de ‘adaptarlo’ al mercado español?

Como te comentaba, no fue en sí una adaptación y nuestro principal reto fue crear una herramienta que llevara en su ADN dos premisas: ser totalmente independientes para así garantizar que vamos a ofrecer a nuestros usuarios solo lo que es mejor para ellos; y transparencia, ofreciéndoles toda la información que necesitan para decidir lo más adecuado para su dinero.

¿Qué fue lo que le hizo decidirse por emprender? ¿Volvería a seguir los mismos pasos si volviera a empezar de cero?

El motivo no fue otro que ayudar a la gente. Me apasiona participar en un proyecto que me gusta y que, además, es bueno para tus familiares, amigos, vecinos… Nos llegan un montón de mensajes de usuarios que nos cuentan cómo les hemos ayudado. Como una señora que se acababa de separar y no le salían la cuentas a final de mes, y gracias a Fintonic le había dado la vuelta la situación y había podido organizarse, entender dónde y cómo se le iba el dinero y ahorrar en servicios por los que sobrepagaba.

Otro usuario nos escribió porque llevaba años pagando dos pólizas por su seguro del hogar y lo había descubierto al empezar a utilizar la aplicación… hace pocas semanas nos contactaba otra señora súper agradecida por ayudarla a ahorrar más de 900 euros de una póliza que le habían obligado a contratar, y le cambiamos por una con las mismas coberturas, pero más barata.

En términos de financiación, ¿cómo hicieron para obtener los recursos necesarios para empezar el negocio?

Fintonic no es una startup al uso y, por ello, nuestro ejemplo no vale. Comenzamos con un capital fuerte que era necesario por temas de seguridad, tenemos grandes socios que nos han apoyado desde el principio, tanto de sectores financieros como tecnológicos.

Este tipo de negocio requiere un gran interés por parte del consumidor, y no suele ser fácil venderlo entre los más tradicionales, ¿cómo lograron en tan solo un año miles de usuarios?

Ahora ya somos más de un millón los que lo usamos de manera activa. Los primeros no nos conocían, y creamos un mercado. Desde el principio hemos tratado de ser muy accesibles con nuestros usuarios, de hablarles de forma directa, sin tecnicismos, para que pudiéramos entendernos de tú a tú. Hasta hace poco, el lenguaje del mundo financiero era muy complejo y generaba desconfianza. Y creo que esa fue la clave para que consiguiéramos esas cifras el primer año que, comparadas con los más de un millón de usuarios actuales pueden parecer pocos, pero no olvidemos que era 2012 y la penetración de las app y del mundo fintech era mucho menor que ahora.

¿Cuál es el valor de esta app?

Fintonic tiene muchos valores. Sin duda la independencia y transparencia de la que te hablaba antes, pero también que ha cambiado la forma en la que el usuario se relaciona con su dinero y con las entidades bancarias. Hemos dado poder a las personas a la hora de controlar su economía, controlar a sus bancos y resto de compañías y, además, han podido comprobar que no tienen por qué “casarse” con un banco para toda la vida, ni confiar todos sus productos financieros a una sola entidad. También creo que hemos facilitado mucho su vida, poniendo a su alcance tecnología e innovación que les ayuda a ahorrar, a pagar menos por los mismos servicios y a entender cómo de sexys son para los bancos.

¿Dónde ve el futuro de Fintonic, hay algo que tengan pensado cambiar en un futuro próximo?

Esta respuesta es muy clara: el futuro de Fintonic está al lado del usuario. Donde vaya el usuario ahí estaremos. Y también le acompañaremos donde quiera ir. Porque muchas veces el usuario tiene una necesidad y no sabe cómo darle respuesta. Nuestro equipo, formado por 130 expertos, trabaja para facilitarles el camino.

 Ha afirmado que vuestra pasión es “cambiar el mundo de las finanzas”. ¿Cómo se lleva a cabo este cambio? ¿Está preparado el consumidor/cliente potencial para dar este paso?

El cambio reside en equilibrar los papeles. El usuario de los servicios financieros habla de tú a tú a la banca. Por ejemplo, a la hora de solicitar un préstamo antes no sabíamos cuánto valíamos para un banco, si nuestro perfil era atractivo o no. Para resolverlo, en Fintonic creamos el FinScore, una nota que ofrece gratuitamente a nuestros usuarios su perfil de crédito para que sepan cuáles son las condiciones a las que pueden optar.

El consumidor está preparado para dar ese paso. Ya no te hablo de los nativos digitales, también otras generaciones de más edad que están interiorizando mucho más rápido de lo esperado que hay otras formas de hacer las cosas.

¿Cómo está afectando la pandemia a vuestro negocio y al de vuestros clientes? ¿Cuándo se verá la luz al final del túnel?

En nuestro caso, seguimos trabajando con normalidad. Hemos implantado el teletrabajo con relativa facilidad, porque no era una fórmula nueva para nosotros. Con respecto al futuro, queremos ser optimistas y confiamos en que esta tercera ola se corrija pronto y no haya más. En primer lugar, por la salud de todos. Y también porque podamos recobrar esa ansiada normalidad, estar cerca de nuestros seres queridos, disfrutar del ocio y retomar la actividad que hace que una sociedad siga adelante.

Hacemos análisis económicos recurrentes y, como era de esperar, el consumo cayó en 2020 en torno a un 8%. Pero, como contrapartida, también se observa un aumento de la tasa de ahorro. En 2019 fue de un 4,4% y en 2020 de un 6%. Creemos y esperamos que esto último sea un revulsivo de la economía en cuanto podamos volver al momento pre-pandemia.

¿Tienen pensado ampliar la presencia internacional?

En estos momentos estamos focalizados en crecer tanto en Chile como en Méjico, que son los dos países en los que estamos presentes además de España. La respuesta allí ha sido muy buena, pero todavía hay mucho recorrido.

 ¿No cree que la burocracia hace más complicado el emprendimiento en España frente a países como Estados Unidos?

 En ocasiones la burocracia y la legislación puede suponer una barrera al emprendimiento y al desarrollo de las compañías. En ese sentido, no somos el país más avanzado, pero se están dando pasos en positivo. Un buen ejemplo de ello es la aprobación del sandbox financiero.

¿Han detectado algún competidor directo que esté desarrollando una estrategia similar a Fintonic, dentro o fuera de España?

 No tenemos competencia directa como tal, pero sí que hemos marcado un camino a seguir tanto como modelo de negocio como desde el punto de vista de la cultura financiera. Me gusta creer que Fintonic ha sido una de las referencias que han tomado las entidades financieras en la transformación que están viviendo actualmente y, por supuesto, no nos vamos a quedar quietos, seguir avanzando es imprescindible en este mundo que todo cambia tan rápido.