Más de 20 líderes mundiales piden un tratado mundial contra pandemias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Más de 20 líderes mundiales, entre ellos el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han secundado un mensaje con el que reclaman un tratado mundial frente a futuras pandemias, bajo la premisa de que ningún gobierno puede combatir por sí solo este tipo de amenazas.

Consideran que la crisis de la COVID-19 es “la mayor amenaza para la comunidad global desde los cuarenta” y que es momento de repetir la apuesta que se lanzó entonces por el multilateralismo, en plena recomposición tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, “podemos construir una arquitectura internacional de salud más sólida que proteja a futuras generaciones”, han planteado los firmantes, entre los que figura el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, así como jefes políticos de distintas partes del mundo como el británico Boris Johnson, la alemana Angela Merkel y el francés Emmanuel Macron.

En este sentido, dan por hecho que habrá “otras pandemias y otras grandes emergencias sanitarias” y que “ningún gobierno o agencia multilateral podrá resolver la amenaza por si solo, por lo que abogan por estar “mejor preparados” y responder de forma más coordinada.

Bajo la premisa de que en pandemias como la de la COVID-19 “nadie está seguro hasta que todo el mundo está seguro”, ven necesario un acceso universal a servicios de diagnóstico, tratamiento e inmunización y plantean, en el terreno político, un “nuevo tratado internacional para la preparación y la respuesta a pandemia”.

“Se anclaría en la constitución de la OMS, atrayendo a otras organizaciones destacadas a este desafío y en apoyo del principio de salud para todos”, explican los líderes firmantes, que plantean que instrumentos ya en vigor como el Reglamento Sanitario Internacional pasen a formar parte del nuevo gran acuerdo.

“Estamos convencidos de que nuestra responsabilidad, como líderes de países e instituciones internacionales, es garantizar que el mundo aprende las lecciones de la pandemia de COVID-19”, han añadido, reconociendo que la actual emergencia a evidenciado “debilidades y divisiones” que aspiran subsanar con vistas a futuro.

Los firmantes asumen que construir una nueva infraestructura política y sanitaria requerirá de “un compromiso político, financiero y societario sostenido durante muchos años”, pero ven imprescindible trabajar por un “legado” que, entre otras cuestiones, “minimice el impacto de futuras pandemias en economías y sociedades”.