Mejorar las relaciones dentro del núcleo familiar mediante el coaching familiar de la mano de Maite Pregal

La convivencia dentro del núcleo familiar no siempre es fácil. Las diferencias entre edades, intereses y hábitos a menudo causan fricciones y dificultan el equilibrio en el entorno familiar.

A pesar de las discrepancias, los expertos aseguran que si se trabaja sobre ellas con herramientas profesionales, es posible superar los conflictos y restablecer las buenas relaciones.

Una de estas herramientas que destacan en la actualidad es el coaching familiar, un método que ofrecen los profesionales para realzar las relaciones dentro de los grupos familiares. En este sentido, profesionales como Maite Pregal, coach emocional certificada por la Universidad de California en San Diego, exponen la importancia de contar con soluciones adaptadas a cada contexto. En el caso de discrepancias dentro de la familia, será necesario valorar la situación personal de cada individuo, además de sesiones grupales para resolver posibles conflictos no resueltos.

El coaching emocional como una herramienta para generar cambios positivos

El coaching emocional funciona como una guía para llevar a una persona, desde el punto en el que se encuentra, conocido como inicial, hasta otro deseado al que quiere llegar. Esta terapia en el entorno familiar tiene el mismo objetivo, aunque en vez de un solo individuo se trata de un grupo con vínculos entre ellos. El primer paso a desarrollar por el profesional en coaching consiste en reconocer y comprender la dinámica de las relaciones para comenzar a trabajar en la empatía de los distintos miembros frente a las necesidades de los otros.

Una vez descubiertos cuáles son los problemas en la esfera familiar, es posible empezar a trabajar en los cambios necesarios para mejorar y lograr una situación de armonía. El coaching familiar es también una herramienta para los padres y las madres que buscan la mejor forma de educar y tejer relaciones sanas con sus hijos. Un punto a trabajar que suele ser común es la comunicación eficaz y honesta, para que los miembros de la familia construyan relaciones basadas en la confianza mutua.

Una de las características que ha impulsado la popularidad de este tipo de soluciones es que su efectividad no se reserva exclusivamente para conflictos existentes, sino que también puede utilizarse como refuerzo para lograr vínculos más estables o como método para prevenir desavenencias en el futuro.

Entre las situaciones más comunes de consulta a estos profesionales, se encuentra la llegada de un nuevo miembro, el fracaso escolar, separaciones, accidentes o enfermedades en el seno familiar.

El método de terapia familiar de Maite Pregal

En sus sesiones de terapia familiar, Maite Pregal emplea una variedad de técnicas para ayudar a los miembros del grupo a lidiar con emociones dolorosas, bloqueos emocionales y creencias limitantes. El primer paso es comprender y respetar las creencias y emociones para poder cambiar, posteriormente, las que son dolorosas o no productivas. El objetivo es posibilitar la generación de emociones placenteras y productivas.

No hay un método único efectivo para abordar los problemas que una familia pueda estar atravesando, sino que con cada grupo se utilizan las herramientas que sean necesarias para resolver los conflictos y transformar las dinámicas familiares que no son positivas en situaciones más confortables para todos.

Por medio de una terapia adaptada a cada necesidad, la especialista en coach emocional Maite Pregal propone soluciones para un bienestar común en el entorno familiar.