Moody’s eleva el rating deuda de BBVA, Sabadell, Bankinter, Abanca e Ibercaja

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Moody’s Investor Service ha elevado en un escalón la calificación de la deuda subordinada de BBVA y la ha mantenido para Banco Santander, al tiempo que ha aumentado el rating de la deuda junior no garantizada a largo plazo de Sabadell y Bankinter. Además, ha aumentado la calificación de la deuda a largo plazo de los depósitos bancarios de Abanca e Ibercaja.

Así lo ha señalado este martes, 13 de julio, en su actualización de las calificaciones de 11 entidades bancarias ibéricas, seis españolas y cinco portuguesas. Se trata de una revisión que ha realizado la firma como consecuencia de la aplicación de los últimos cambios en la metodología para bancos, actualizada el pasado 9 de julio de 2021.

La agencia destaca que estos ratings reflejan la opinión de Moody’s de que aquellos bancos ibéricos con filiales en el extranjero tomarán resoluciones conjuntas “de forma más habitual” siguiendo el requerimiento de emitir instrumentos de capital de absorción interna de pérdidas (ILAC, por sus siglas en inglés).

Sobre Santander, Moody’s mantiene la calificación de ‘Baa2’ para la deuda soberana de la entidad en España y de Santander Consumer Finance, mientras ha subido un escalón, de ‘Baa3’ a ‘Baa2’, el rating de la deuda subordinada de BBVA, con perspectiva estable.

En cuanto a Sabadell, ha mejorado un escalón, desde ‘Ba3’ a ‘Ba2’, la deuda junior no garantizada a largo plazo de la entidad, en parte por las perspectivas de una separación entre el negocio de su filial británica TSB.

Para Bankinter también ha mejorado la calificación de deuda junior no garantizada a largo plazo, de ‘Baa3’ a ‘Baa2’.

Por otro lado, ha aumentado un escalón la calificación de la deuda a largo plazo de depósitos bancarios de Abanca, de ‘Ba1’ a ‘Baa3’, situándolo en grado de inversión, al tiempo que ha mantenido su perspectiva estable. Además, ha elevado la calificación para Ibercaja, de ‘Ba3’ a ‘Ba2’ con perspectiva estable.

En un comunicado, Abanca señala que el cambio en la calificación se debe, además de a la nueva metodología, a que la firma de calificación considera el perfil financiero de Abanca como “estable” en el actual contexto económico. Moody’s “resalta en su calificación la resiliencia, la calidad de los activos, la solvencia y las expectativas de rentabilidad de Abanca”.

Sin embargo, la firma prevé que la reciente integración de Bankoa y la del negocio español de Novo Banco en la entidad gallega, prevista antes del final de 2021, “pesen sobre la posición de capital de la entidad”, si bien no espera un impacto significativo en la rentabilidad de Abanca que podría recuperarse en 2021.