Default

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Bien sea por las relaciones comerciales que hayamos emprendido, o por los préstamos que hayamos solicitado a una entidad financiera. La diferencia con la quiebra es que todavía hay oportunidad de hacer frente a los pagos gracias a los activos que poseemos. La forma de solucionar esta solución varía según los países… En el caso de España se recurre al concurso de acreedores, en donde hay dos posibilidades: la liquidación de activos, que sería la forma más drástica, y cuyo objetivo es intentar que la sociedad pueda seguir funcionando para que al final los acreedores cobren su deuda… Y la segunda posibilidad es llegar a acuerdos con acreedores, de forma que aplacen la deuda o renuncien (la llamada quita) a una parte de lo que se les debe.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies