Fidelity: “La gestión flexible de los activos en cartera está cobrando una importancia vital en este escenario”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

A la hora de invertir en renta fija, es cada vez más importante llevar a cabo un gestión flexible de la cartera para seleccionar los distintos activos que van a conformarla. Antonio Salido destaca cuatro factores principales de riesgo a tener muy en cuenta antes de posicionar nuestro dinero. Por un lado, está el riesgo fundamental, que supone la capacidad que puede tener el emisor de bonos para que nos devuelva el dinero en las condiciones acordadas. El segundo de ellos lo conforman los tipos de interés, especialmente en aquellas inversiones con un vencimiento a medio y largo plazo, ya que en esos casos el precio del dinero puede fluctuar al alza o a la baja. Junto a esos dos aspectos, Antonio Salido insta a fijarse en el comportamiento de la inflación y, en el caso de las inversiones internacionales, en la situación de la divisa en la que se emiten los instrumentos financieros.

En este entorno de bajo crecimiento que se vive en Europa, Antonio Salido recomienda a los inversores que acudan a los expertos en busca de un asesoramiento correcto que les permita aprovechar oportunidades. “Se trata de tener una cartera diversificada, no poner todos los huevos en la misma cesta”, explica el directivo de Fidelity. Con ello, Antonio Salido anima a los inversores a no invertir únicamente en bonos del Tesoro español por el mero hecho de ser españoles. Su estrategia pasa por la combinación de protección y liquidez. Unos planes en los que encajan perfectamente los bonos ligados a la inflación que emite Canadá. “Nos parece una inversión interesante, porque te puedes cubrir de la inflación y ganar por la depreciación del Euro con respecto a la divisa canadiense”, argumenta Salido. Otra de sus apuestas para el escenario actual son los bonos high yield. “Las empresas han hecho bastante bien sus deberes durante la crisis, lo que ha llevado a sus tasas de impago a mínimos históricos”, concluye. Una condición que hace sin duda más atractiva en este momento la inversión en estos productos.