Francia pone deberes a España y Austria recela

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, considera que la alternativa de nuestro país para reflotar y dejar atrás la recesión se basa en  reducir el déficit y reactivar la economía. De esta manera, Sarkozy cree que se conseguiría corregir los errores cometidos, centrados principalmente en el  exceso de dependencia  del sector inmobiliario y del turismo.

"España debe hacer reformas. El Gobierno actual las lleva a cabo con mucha valentía y fuerza. Por eso hay que dar a España la oportunidad de su desarrollo", ha declarado Sarkozy en una entrevista a la emisora de radio Europe 1.

 

SOCIOS EUROPEOS ENVIDIAN A ESPAÑA

Mientras el país vecino anima a España, algunos socios de la Unión Europea se muestran celosos por considerar a nuestro país como favorito de Bruselas. Una tesis que se refuerza porque mientras nuestro país recibía la flexibilización del límite del déficit, algo inédito desde que estallara la crisis, los Veintisiete aprobaban sancionar a Hungría por incumplir su techo de gasto. La multa llegará  495 millones de euros.Austria, se ha mostrado como la gran defensora de Budapest, ha acusado a la Unión de utilizar "una doble vara de medir" que ha beneficiado al Gobierno español.

El Ecofin se pronunció a favor de pedir a Hungría que haga un esfuerzo extra del 0,5 % del PIB este 2012 para cumplir el objetivo del 2,5 % en 2012. La decisión no fue fácil ya que había países como  Polonia, Austria, Reino Unido, República Checa, Letonia y Bulgaria que pedían más tiempo a Budapest para que corrija su desvío.

Esta sanción se emprende porque Hungría ha incumplido las advertencias comunitarias de rebajar su nivel de déficit desde que entrara en la UE en 2004. El año pasado el déficit húngaro se situaba en el 3,6% pero Bruselas considera que realmente el país escode un déficit del 6% porque las medidas llevadas a cabo fueron excepcionales y puntuales.

La sanción que Bruselas ha impuesto a Hungría es la primera llevada a cabo desde que entraran en vigor las nuevas normas de gobernanza económica en Europa.