Invertir en Latinoamérica. Una oportunidad de crecimiento, si se estudian bien riesgos y diferencias culturales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Javier Fuentes Merino entiende que “no se puede ver el mercado latinoamericano como un todo”. Por lo tanto, insta a diferenciar las particularidades, las ventajas e inconvenientes que presentan cada uno de los países que integran la región, ya que las variaciones entre ellos pueden ser notables. De cualquier manera, el director general del grupo Redes de Venta Proactiva reconoce que el crecimiento que está registrando América Latina en su conjunto es mayor que el que presentan las economías europeas, aún con la existencia también de cierta desaceleración en los últimos trimestres. Salvo que ocurra algún tipo de hecho inesperado o catástrofe, Fuentes Merino no tiene ninguna duda respecto a que las economías latinoamericanas continuarán creciendo, y en niveles superiores a lo que se va a ver en el Viejo Continente.

Ahora bien, más allá del crecimiento que se espera en esta región, Javier Fuentes Merino recomienda tener en mente las dificultades que presentan algunos países en términos políticos. El mejor ejemplo lo encuentra en Venezuela, actualmente bajo la restrictiva dirección de Hugo Chávez. Otro riesgo lo podría presentar Brasil en los próximos años. “Actualmente Brasil es un país con una gran demanda y un crecimiento importante. Sin embargo, después del Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016 se enfrenta a la posible creación de una burbuja considerable”, explica Fuentes Merino. Para evitar todo este tipo de incertidumbres, el experto aconseja valorar los riesgos actuales, como la inseguridad jurídica, y los que se pueden presentar en el futuro. Por otro lado, la normativa vigente en cada país puede condicionar en gran medida la entrada o no en ese mercado. “En Brasil, el tiempo que se necesita para constituir una sociedad es inmenso, mucho mayor que en países como Panamá o República Dominicana”, añade.

Mismo idioma, distinta manera de usarlo

El directivo de Redes de Venta Proactiva contradice la creencia popular que apunta a que la principal ventaja que presenta la inversión en Latinoamérica es el conocimiento del idioma y la cultura. Al menos, matiza y puntualiza esa aseveración tan extendida. “Compartir la lengua es un factor importante, pero no hay que confundirse. No hablan el idioma de la misma manera que lo hacemos nosotros”, comenta. El experto añade que uno de los principales errores que suelen cometer los empresarios cuando entran en este continente es el de pensar que van a encontrar la misma cultura, el mismo idioma e idéntico punto de vista. Eso deriva en problemas de comunicación tanto con socios como con los clientes, pudiendo lastrar por completo la apuesta. Por esta razón, Javier Fuentes Merino recomienda, a la hora de instalarse en América Latina, hacerlo con un estricto análisis previo, y con ayuda o participación local de socios que entiendan las diferencias de ambas culturas.