Moody's empuja C-LM hasta el 'bono basura'…y hace diana con los bancos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Aunque por repetitiva, parece más bien una broma de mal gusto, lo cierto es que empieza a ser una rutina diaria esto de desayunar con las agencias de calificación. Por lo que se ve, a Moody's no le caemos demasiado bien últimamente. Ayer nos despertábamos con su rebaja de la nota de España en dos escalones, hasta A1, y hoy la agencia vuelve a atacar. Ha recortado el rating a largo plazo de diez comunidades autónomas y ha situado a una de ellas, Castilla-La Mancha, en el nivel del 'bono basura'…

La agencia ha revisado también a la baja la capacidad de solvencia de País Vasco, Extremadura, Galicia, Comunidad de Madrid, Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Murcia y Comunidad Valenciana, en todos los casos con perspectiva negativa, por presiones en materia de liquidez y persistentes desequilibrios en sus presupuestos. Moody's justifica la drástica bajada de cinco escalones en el caso de Castilla-La Mancha por su debilidad para financiarse. Denuncia que la mala contabilidad y los controles inadecuados han aumentado las deficiencias en la administración autonómica. La situación de La Mancha hará que, para cumplir sus compromisos con los inversores, tenga que endeudarse más aún o solicitar apoyo financiero del Estado.

Rebaja a la banca.

Moody's, en su afán por no dejar 'títere con cabeza', arremete también contra nuestros bancos. Ha rebajado el rating de cinco entidades financieras españolas… entre ellas, los dos grandes, Banco Santander y BBVA.

Las otras entidades afectadas por este nueve aviso son La Caixa, CaixaBank y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA). En todos los casos los baja un escalón y los sitúa con perspectiva negativa. Moody's ya sometía a revisión para una rebaja el pasado 29 de julio las calificaciones de la deuda y los depósitos de estas cinco entidades a las que ahora ha rebajado. Con todo, la confianza de nuestro país lo tiene cada vez más difícil, y con este panorama, pocas fórmulas nos quedan ya para defender que cumpliremos nuestros compromisos en materia de endeudamiento.