Zara, de estreno en Nueva York

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Esta nueva tienda de Zara en la Quinta Avenida es la más grande de la cadena en Estados Unidos, con más de 3.000 metros cuadrados de superficie distribuidos en tres plantas.

 

La tienda, en la que trabajarán 450 personas, se abre a la Quinta Avenida y a la calle 52 con cinco escaparates y una fachada de más de 23 metros. La renovada imagen de tienda está basada en cuatro principios: belleza, claridad, funcionalidad y sostenibilidad. En todo el espacio prima la sencillez, en la búsqueda del contacto directo del cliente con la moda.

En cada una de las tres plantas, la tienda se ordena funcionalmente en torno a dos largos ejes, pasillos o "pasarelas", que conducen a espacios individualizados o "cubos" en cada lateral, en los que se muestran las distintas colecciones de forma individualizada. Las maderas del mobiliario se han terminado en texturas que recuerdan a tejidos como el lino o la seda, en colores neutros y elegantes.

 

La tienda, además, profundiza en los compromisos medioambientales del Grupo plasmados en el Plan Inditex Sostenible 2011-2015 e incorpora todos los elementos de sostenibilidad de las tiendas ecoeficientes de Inditex. Estas son algunas de las medidas medioambientales más destacadas del establecimiento:

– Uso de detectores de presencia en el almacén que disminuyen la intensidad lumínica en un 80% cuando no hay nadie y detectores de presencia en las zonas de menos tránsito (baños y pasillos internos).

– Reducción de la iluminación de la tienda en un 66% durante las tareas de limpieza y carga y descarga en la tienda.
– Climatización más eficiente del mercado con un sistema de Volumen de Refrigeración Variable.
– Arranque secuenciado de los sistemas energéticos, para evitar picos de consumo.
– Ajuste automático de los termostatos de la climatización.
– Cortinas de aire con regulación electrónica que evitan la entrada de aire más frío o más caliente procedente del exterior.
– Escaleras mecánicas con regulación de velocidad.
– Doble puerta de entrada con funcionamiento automático.
– Madera para el mobiliario certificada con el sello PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification) que garantiza que procede de bosques gestionados de manera sostenible y responsable.
– Las bolsas de papel también tienen el sello PEFC y las de plástico son biodegradables.

El resultado es una tienda que consume un 30% menos de energía respecto al consumo medio anual de una tienda convencional, disminuye un 70% el consumo de agua y evita la emisión de más de 150 toneladas de CO2 al año.