La fusión con La Caixa podría expulsar a Goñi y Pulido del nuevo organigrama

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El canje que el Gobierno le ha ofrecido a La Caixa es simple, la entidad catalana ha de quedarse con Banca Cívica a toda costa. Es más fuentes de la entidad resultante de Caja Navarra y Caja Sol, no han dejado de confirmar a este diario que las conversaciones durante los últimos meses han tenido dos vías, por un lado las cajas vascas – opción más aparcada debido a ciertas diferencias – e Ibercaja, que durante varios meses se ha convertido en la opción ideal dentro del proceso negociador.

Sin embargo los 2.000 millones en provisiones necesarios para limpiar los activos inmobiliarios del balance de Banca Cívica, se han convertido en estas últimas semanas en la excusa para que el Ejecutivo que preside mariano Rajoy haya presionado a La Caixa para que acepte quedarse con Banca Cívica bajo – evidentemente – una serie de condiciones que ha escrito el propio Isidro Fainé, entre ellas la salida de los actuales copresidentes Enrique Goñi y Antonio Pulido del organigrama de la supuesta entidad resultante entre la catalana y la navarra – andaluza.

Es por ello, por lo que ni Goñi ni Pulido querrían en un principio integrarse en CaixaBank, por lo que si finalmente Fainé presenta un plan de viabilidad el próximo sábado ante el Banco de España, el proceso negociador será realmente largo.

Por otro lado, y dado que los deseos de Rajoy y Barcina son más poderosos que los de la cúpula de Banca Cívica, el presidente de Ibercaja – la tercera en discordia – ya se ha adelantado a desmentir conversaciones con ninguna entidad, a pesar de que en realidad llevan meses de reuniones, "aunque alguno esté llamando a nuestra puerta, no estamos en negociaciones con ninguna otra entidad", afirmó Amado Franco.

Lo cierto, y según afirman fuentes de Banca Cívica a diariofinanciero.com, es que de momento no se han marcado en el calendario juntas extraordinarias para aprobar ningún proceso de fusión, y la agenda de los consejeros permanece despejada al menos durante las próximas semanas, aunque podría haber novedades durante la Semana Santa.