A Iberdrola le sale ‘tiro por la culata’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los planes de Ignacio Sánchez Galán se ven truncados por Bruselas. Iberdrola compró en 2006 Scottish Power, y parte de la compañía griega Metal Industry of Arcadia ante la oferta del Gobierno que prometió a Iberdrola que si compraba compañías extrajeras, recibiría ventajas fiscales. Finalmente el Tribunal General de la UE (TUE) da su rotundo ‘no’ a la eléctrica que descubre que sus planes no se cumplen.

Compró Scottish Power y participaciones de una griega para beneficiarse de las ayudas

El pasado 2009, la Comisión Europea consideró ilegal el régimen fiscal español, es decir, aquel por el que las empresas españolas que compraran otras extrajeras recibían ayudas fiscales. Una decisión que desató la ira de Sánchez Galán, que basándose en la norma española, compró Scottish Power y participaciones de una compañía griega, con el objetivo de beneficiarse de las ventajas que prometía el Ejecutivo.

Tras esa primera sentencia, Bruselas obligó a Iberdrola a devolver todas las ayudas que se le habían concedido por las compras que realizó en 2006, 2008 y 2009, algo que provocó que la eléctrica interpusiera un recurso ante el Tribunal General de la UE (TUE) con el fin de frenar la obligación de tener que devolver las ventajas fiscales concedidas por España.

Bruselas reafirma su no

Sin embargo, el organismo judicial de la UE ha desestimado el recurso interpuesto por la compañía presidida por Galán, al considerar que “Iberdrola no se ve individualmente afectada por la decisión impugnada". Por lo tanto, la compañía no recibirá las ayudas públicas por las adquisiciones que realizó después del 21 de diciembre de 2006.

Es más, el Tribunal General  señala que Iberdrola no ha aportado ningún dato dirigido a demostrar que el régimen controvertido se aplicó a sus adquisiciones de participaciones en el grupo griego.