Repsol responde a Kirchner en los tribunales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La expropiación de los yacimientos de Repsol en dos provincias argentinas por parte del Gobierno del país sorprendió a propios y ajenos, cuando el gobernador de Chubut (una de las zonas donde se desarrollan las actividades de YPF) no dudó durante un acto político, que daba 90 días a la petrolera española para abandonar la zona.

Es más, Buzzi afirmó que si Repsol decide irse antes de que se cumpla el ultimátum, ellos mismos se harían cargo de las riendas de los yacimientos explotados hasta ahora por YPF.

El gobernador de la provincia afirma que Repsol no ha cumplido con las inversiones prometidas en Chubut y Santa Cruz, el mandatario de esta última, Daniel Peralta afirma que las maniobras para expulsar a Repsol de sus propios yacimientos están a punto de firmarse. La expropiación, cuenta además con el completo visto bueno del Gobierno de Cristina Fernández Kirchner, que no ha dejado de atacar durante este último mes a la compañía española.

Así lo confirmó el secretario de Energía argentino, Roberto Baratta, que reiteró que la decisión de los gobernantes de Chubut y Santa Cruz, "no se trata de un capricho, sino de una defensa de sus actividades económicas, de darle trabajo a la gente".

YPF responde  y afirma que ha cumplido con las inversiones previstas en Chubut y Santa Cruz. La petrolera exige "una prórroga y aclaraciones" a la provincias que han decidido llevar a cabo el secuestro de los yacimientos de la compañía.

Una acción – la de los dirigentes argentinos – incomprensible a primera vista, dado que el pasado 2 de marzo, Buzzi demandó a la petrolera – por decreto- a presentar sus planes en un plazo de siete días hábiles. La filial de Repsol respondió a la petición de Chubut antes del plazo de respuesta impuesto.

En dicha respuesta, YPF aseguraba que ha cumplido con las inversiones en esas dos áreas en las que había desembolsado "sumas millonarias" que "superan con creces" lo hecho por otras compañías en esa provincia patagónica.

Desde la petrolera además se destaca que "resulta llamativo que, pese a que la mayoría de las áreas de explotación en Chubut sufre una declinación en sus niveles productivos, sólo se reproche tal circunstancia a YPF".
Ni la presión ejercida por Industria, ni la de Asuntos Exteriores, ni las llamadas del Rey a Kirchner han servido para frenar las expropiaciones a Repsol.