Poner fin a los deshaucios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Gobierno pone sobre la mesa un conjunto de buenas prácticas e intenciones para tratar de mitigar el impacto de los deshaucios que han dejado en la calle en el último año a más de 300.000 personas. Se trata de identificar al colectivo más vulnerable, a ese conjunto de familias en riesgo de exclusión social, sobre todo porque tienen más de un mimebro en paro o el unico sustento familiar se encuentra en desempleo.

 

En virtud de esta norma de medidas urgentes en materia de ejecuciones presupuestarias, las familias con todos sus miembros en paro podrán evitar el desahucio de sus viviendas si su valor no supera los 200.000 euros.

Estos son los requisitos y ahora toca la ética. Es un código de buenas prácticas o conductas, al que podrán sumarse las entidades financieras que lo deseen. Para animarlas se pondrá en amrcha un plan de incentivos fiscales del que todavía no se conocen cifras.

Aqui los bancos juegan un papel clave pero la voluntariedad es la que les da margen para decidir si colaboran con el Gobierno y se suman al grupo formado pro als entidades buenas o si pasan directamente del asunto. El códido de buenas prácticas bien está pero quizás confiar en las bondades de la banca resulta utópcio teniendo en cuenta todo lo ocurrido hasta ahora… prefeentes, swaps, productos de alto riesgo, cédulas hipotecarias y una larga lista de malas prácticas bancarias.

Aquí, quizás a Rajoy le ha faltado imponer por decreto, al igual que ha hecho con los sueldos, la calúsula de obligatoriedad para las entidades que han recibido ayudas públicas o han sido intervenidas que para eso la sociedad y el conjunto de lso ciudadnos ya les ha aportado lo suyo.

 

El Gobierno también dará su visto bueno a otro decreto que aclarará los mecanismos de ejecución del plan para que los ayuntamientos y las autonomías paguen las facturas pendientes a los proveedores.

Este iniciativa cuenta con unos 35.000 millones de euros y ha recibido el visto bueno de aytos y comunidades. A partir del 1 de mayo tendrán liquidez para pagar, algo que aliviará a miles d eautonomos, empresas pequeñas y medianas y emprendedores que todavía esperan cobrar algun día olvidándose eso sí de los intereses de demora.

La relaidad con este plan será distinta a partir de unos meses…veremos a yuntamnientos fusionados porque no serán viables y a comunidades intentando ver de dóinde pueden recortar. Puestoq eu como saben dinero habrá pero también deberan cumplri con el maldiuto déficit público.