Y por ende, a los bancos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hoy se va a dar un paso más cuando las concesionarias presenten su contraoferta al Ministerio. Quieren el 49% de la sociedad, o que el Gobierno asuma cerca de 2.000 millones de euros que deben de la construcción y expropiación de los terrenos. Vamos, que los ciudadanos asumamos los errores de realizar unas autopistas por las que apenas circulan coches por un error de cálculo a la hora de diseñar estas vías. Sin embargo, según el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, es cuestión de credibilidad para el país, pero también algo que compete a todos.

Eso de que compete a todos empieza a ser relativo. A todos compete que el país salga de la crisis, que paguemos impuestos, que rememos en la misma dirección. Pero no compete al ciudadano de a pie salvar a los bancos, a las concesionarias de autopistas –y por ende a los bancos- también a Pescanova con 5 millones procedentes de la Xunta –y por ende también a los bancos-. Esto es un constante salvamento a la banca mientras se asfixia al ciudadano de a pie.. Y esto, como decía ayer Juan Ramón Rallo, ya no es capitalismo  sino socialismo para empresarios fracasados. Y lo peor de todo: a costa, siempre, de los ciudadanos.

Françoise Hollande y Angela Merkel intentan recomponer relaciones, y se han comprometido –una vez más- a impulsar la unión bancaria y luchar contra el paro juvenil. Así que mientras Europa se mueve lentamente, en España se cuece a fuego lento un gran pacto en el Congreso –con PP y PSOE a la cabeza- para plantar cara a la austeridad de Bruselas el próximo mes de junio. Se trata de que Mariano Rajoy pueda llegar ante los demás líderes y decir que ya está bien, que hace falta impulsar el crecimiento y menos austeridad.

Si sale adelante será el primer gran acuerdo político de esta legislatura, que está a punto también de conseguirse en otro tema importante. El que se está convirtiendo poco a poco en el gran proyecto del Gobierno: la Ley de Transparencia. Parece que buena parte de los grupos parlamentarios empiezan a dar el visto bueno al texto que prepara la Vicepresidenta del Gobierno, que ha dado marcha atrás y permitirá que la garantía del cumplimiento de la Ley la haga un Consejo Indepediente. Una Ley, por cierto, importante, pues debe servir para revitalizar la democracia en este país.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies