Las facturas, sobre la mesa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Me juego el primer café de la mañana con ustedes, a que hoy la palabra del día va a ser la Transparencia. Si echamos un vistazo al diccionario, nos dice que es la cualidad de ser transparente. O lo que es lo mismo, algo claro, evidente, que se entiende sin duda ni ambigüedad. Y eso es, precisamente lo que buscará hoy el Consejo de Ministros con la Ley de Transparencia que quiere aprobar . Conseguir que las contrataciones de la Administración Pública sean claras para el mundano contribuyente.

Sin embargo, la Transparencia va más allá. Es un término que gusta mucho a nuestros gobernantes. Cada vez que hay elecciones, se les llena la boca de ella. Y si no, miren lo que ocurre en Andalucía con Arenas: no hace nada más que asegurar que si gana el domingo, será transparente con las cuentas de la Junta. Que es lo mismo que decir, haré aflorar las facturas en el cajón. O mejor dicho, aflorará nuevo déficit autonómico que habrá que sumar al enviado a Bruselas.

Vamos, que pronto tendremos que volver a revisar las estadísticas. Un gesto habitual para nosotros cada vez que hay un cambio de Gobierno, pero que no nos diferencia en exceso de Grecia. Y luego, nos quejamos de que los mercados no confían en España y la prima de riesgo está en los 358 puntos.