Feliz día del consumidor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La cuesta de enero habrá sido para los consumidores una "cuestecita" si te tiene en cuenta lo que nos espera para el mes de abril. La gasolina y el gasóleo marcan máximos históricos cada semana y sólo desde principios de año se han encarecido un 12% y un 8%, respectivamente. Además, todos los expertos coinciden en que mientras duren los conflictos con Irán, las especulaciones en este mercado y los tipos de cambio seguirá subiendo. Algunos ya ven el gasóleo en el euro y medio el litro. A esto además se le añade una previsible subida de los impuestos especiales, esos que gravan la gasolina, el tabaco y el alcohol y que hoy ya deja caer el PP. Sin olvidar tampoco al tipo de impuesto que prepara el Gobierno para gravar las emisiones de dióxido d enitrógeno de los vehículos diésel en por de luchar contra la contaminación. Una vez explicado el capítulo de los carburantes, ¿cuál es la consecuencia más inmediata de que éstos suban? que también lo hace el transporte. Estos previsiblemente se encarecerán como mínimo un 1% sin contar los precios de nuestra querida Renfe y de las aerolíneas que ya ni Ryanair sale tan rentable. Ahora viene la energía: la bombona de butano subirá un 3%, el gas ya lo ha hecho en los últimos meses pero también es posible que aumente, sin olvidar el agua, que con tanta sequía más de uno se lo está pensando. Como colofón la luz. Ya es oficial que a partir del mes de abril subirá el recibo aunque no hay detalles de cuanto. Se calcula que rondará el 5% y aquí si, señores, pueden echarle la culpa no al Gobierno y sí a las eléctricas. Gracias a Iberdrola y Endesa no se volverán a congelar recibos de luz porque ya hay jurisprudencia (el Tribunal Supremo lo dictaminó ayer) que dice que no debe hacerse porque hay que pagar el engañoso "déficit de tarifa". A eso además se le une la RSC de Iberdrola: recurrir contra el bono social. El Supremo también le ha dado la razón y ese también lo pagaremos todos. Un bono de unos 150 millones de euros este año destinado a familias sin recursos, en apro o a pensionistas que reciben al prestación mínima. Eso es responsabilidad con la sociedad. Menuda tristeza de Día Mundial del Consumidor.