Hacienda no somos todos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El regateo con el déficit se salda con un resultado de a priori ni vencedores ni vencidos. España ha conseguido reducir el objetivo para 2012 hasta el 5,3% desde el 4,4% inicialmente previsto por Bruselas….Claro está que el ejecutivo de Rajoy pretendía todavía más y en esa cuerda tensada ha preferido dejar que ganen otros a romperla. Mejor agachar la cabeza, habrá pensado Mariano a que nos hagamos los valientes y decidan conglearnos los fondos estructurales o sancionarnos como lo que ha ocurrido con Hungria. ¿Y esta decisión en qué se va a traducir? Pues en el gesto más comentado pro todos…el estrangulamiento a De Guindos, representante español en Bruselas en los Ecofin. 5000 millones extra se deberán de recortar, un apretón/estrangulamiento que deberán aprecer reflejado en los próximos presupuestos de los que poco se sabe: la fecha y la reducción del gasto de ministerios en un 12%. La oposición enseguida ha sacado la calculadora chantajista y populista para gritar a lso cuatro vientos “recortarán las prestaciones por desempleo”, “despedirán a empleados públicos en masa” y “subirán el IVA”. El Gobierno ha negado nuevas subidas de impuestos -este año, claro- y también el que vayan a recortarse las prestaciones por desempleo. Los funcionarios ya se huelen que sean, dado lo que está ocurriendo en Cataluña o Extremadura, de nuevo la diana sobre la que lanzar el dardo por eso ya advierten de que en caso de tocar sus honorarios saldrán a la calle en masa para movilizarse, aunque todos saben que eso sirve de poco. Mariano y sus secuaces deben cumplir con Europa si no queremos ser sancionados con fecha de caducidad, en mayo. Por eso están haciendo cuentas para ver de dónde sacan los más de 20.000 millones de euros. Si sirve de algo la línea emprendida ya por el ejecutivo con la reducción de los directivos de empresas públicas va en la buena dirección. Sigan con ello, eliminando organismos ineficaces y triplicados por todos sitios, reduciendo altos cargos elegidos por ustedes a dedo, cierren oficinas de representación autonómica y nacional en el extranjero y pónganse serios en la Agencia Tributaria con la deuda de comunidades, ayuntamientos, personajes famosos varios y clubes de futbol. Estos últimos les deben más de 750 millones de euros, mira, 750 millones que podrían ir destinados a pymes, empresas, sanidad, servicios públicos o educación. Y luego rezaba el anuncio que Hacienda somos todos. Ya.