Linde descubre el tenderete neoliberal

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Que digo yo que meterse en camisas de once varas independentistas quizá no es el plato que deberíamos ver servir a Linde, el susodicho gobernador; pero el hombre entró ayer al trapo y se metió hasta la cocina él solito, sin ayuda de nadie. Y el argumento para poner coto a un fantasma secesionista catalán, que una vez más solo ven los que añoran aquel esperpento de la una, grande y libre, es de traca. De mear y no echar gota. De echarse la mano al bolsillo, también.

Para Linde, no debería haber secesión porque eso perjudicaría a la banca catalana, ya que separada de facto legal de Europa, no podría acudir a las rondas de financiación del Banco Central Europeo. ¿Ah, cómo? ¿Que esto solo funciona si detrás está el ciudadano de a pie aportando capital público, con el que se juega a mantener vivo este espantajo de hinchar la perra de la deuda pública y privada? ¿Qué, que todo el chollo neoliberal era este tenderete?