El objetivo de Endesa: Elena`s diary.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Elena Salgado, la ex vice económica ha fichado por Endesa como consejera de su filial de distribución en Chile. Consejera no de "dar consejos", sino de "asistir a los Consejos" en los que la simple presencia y cargo de representación da derecho a dietas millonarias, planes de pensiones y otros variables, además de la “guita” fija, se entiende. No es que Elena Salgado sea una Magdalena Álvarez de las finanzas, ni mucho menos. Preparada la mujer está pero eso a Endesa le importa poco. La compañía de Borja Prado no se ha fijado en su carrera de Ingeniera Industrial, ni en su otra carrera de Ciencias Económicas ni siquiera en su Máster de Métodos Cuantitativos de Gestión. Tampoco en su nivel de idiomas, informática y capacidad para ejercer un puesto de trabajo. A Borja Prado le ha gustado otra cosa: su agenda. Elena Salgado lleva trabajando desde 1982 en puestos de responsabilidad en ministerios económicos. El primero, sí, el de Industria, el que “más le afecta” a Endesa. Allí trabajó por designio de Felipe González como directora del departamento de Estudios de la pequeña y mediana empresa. Después vendrían cargos similares en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes hasta llegar a la máxima distinción de ministra, primero de Administraciones Públicas y después en el de Economía donde llegó a ostentar la máxima responsabilidad financiera de este país con contactos directos con Europa, EEUU sin olvidar a los chinos y a los árabes, claro.  Endesa está tan sedienta de “sus servicios” que hasta pretende saltarse la ley de incompatibilidades que impide que un alto cargo público y político pueda acceder a la empresa privada, al menos en dos años. La eléctrica se juega mucho: el llamado déficit de tarifa puede hacerle polvo en caso de que se establezca la famosa quita por no mencionar “sus continuos líos” con Competencia que le han pasado una factura (sólo en el último multazo) de 23 millones de euros. Y las renovales, of course. Endesa no quiere Elena sino a sus influencias, su poder y sus contactos. Endesa quiere Elena`s diary.